Diario del Huila, Comunidad

Por: Hernán Guillermo Galindo

Habitantes de la calle 2E, entre carreras 14 y 15, del barrio en el centro-sur de Neiva, piden al Municipio acelerar la intervención del acueducto, obra necesaria, pero que está generando problemas, dicen.

El progreso trae desarrollo y mejor calidad de vida para quienes son objeto de obras en las distintas comunas de Neiva. Pero en algunos casos mientras se realiza trabajos o intervenciones la gente, al tiempo que reconoce los esfuerzos, se queja de los efectos colaterales que les causan, con perjuicios en la movilidad.

El ruido de las máquinas, la polución, los escombros y sobre todo el trauma para el desplazamiento de carros, motos y peatones son algunos de los inconvenientes que mencionan los ciudadanos como consecuencia de una obra en el centro-sur de la ciudad, visitada por Diario del Huila, en la defensa de los intereses de la comunidad.

Barrio Diego de Ospina

Las cuadrillas de trabajadores están en plena labor.

Ese es el caso de la intervención que se hace en la calle 2E   entre carreras 14 y 15 del barrio Diego de Ospina en donde sus moradores y quienes tienen negocios en el sector reclaman celeridad en las obras que consisten en el cambio de la red de alcantarillado ya obsoleta.

“Es positivo que nos hayan tenido en cuenta y atiendan un problema que nos venía aquejando desde hace varios años y es que la red de alcantarillado ya había cumplido su vida útil y se hacía necesario el cambio de la misma. Sin embargo, nos anunciaron que los trabajos requerían dos semanas para su ejecución y llevamos un mes y aún no terminan”, dice don Olinto Parra residente en el lugar.

En la visita que habitualmente hace Diario del Huila a los lugares donde lo requiere la comunidad, en este sector en particular se pudo constatar que se viene adelantando los trabajos y que se avanza, la queja es porque no se cumplen los tiempos previstos para la culminación, según dicen los interesados.

“El caos en las horas pico” es la principal queja entre moradores de la zona y usuarios de la vía, quienes claman por la “pronta terminación de las obras”.

Barrio Diego de Ospina

Uno de los vecinos que se quejó por el daño en la acometida de Energía.

Opines

Uno de quienes se decide a hablar es un señor de la tercera edad, don Antonio Fandiño, que protesta porque le dañaron el tubo de la conexión de la energía eléctrica.

Dice que ya estuvo la Electrificadora del Huila “y manifestaron que no les correspondía, que eso no les tocaba, que buscara a alguien que sepa de eso porque ellos no hacían en ese trabajo. Y además, no causaron daños”.

Explica que la causa fue culpa de un conductor que volcó el material de obra causando en daño en la acometida de la energía.

Por eso, nos manifiesta que va a hablar para tratar de llegar a un acuerdo con el contratista.

“Que cambien el alcantarillado es algo positivo, pero mire poner por ejemplo el caso mío me perjudicaron con el daño voy a hablar con ellos y dependiendo de eso entonces haré la correspondiente denuncia, concluye.

“Sabemos que esto más adelante favorecerá el tráfico, pero ahora está siendo un problema para mucha gente”, señaló Juan Zapata, habitante del sector.

Caminar por la zona e ingresar a algunas casas es difícil ya que la calle queda en subida y los andenes también tienen altibajos. Muchos prefieren no salir para no tener que pasar por dificultades.

“Yo mejor me estoy en mi casa porque sufro mucho para salir y volver a entrar, pero uno se aguanta dos o tres días, pero ya más de tres semanas no aguanta”, dice doña Nancy Machado, una señora de unos 50 años, que se asoma a la puerta a opinar.

Barrio Diego de Ospina.

Así se observan las obras desde la carrera 15 con calle 2E.

Y es que habita en una de las casas por el costado sur de la calle que es la de más altibajos en los andenes. Hay lugares en donde es difícil pasar de un lugar a otro. Por eso entendemos su decisión de no salir.

Lidia Coronel, habitante del sector, dijo que la situación dificulta la calidad de vida de los habitantes, dado que no pueden estar dentro sus casas por los malos olores que emanan aguas estancadas cuando llueve y por el polvo en verano.

Elena Álvarez, propietaria de una tienda, nos aborda y manifiesta que en parte es positivo porque el alcantarillado en su totalidad ya estaba dañado, pero, se han demorado mucho el arreglo, más de lo pensado.

“Nos hablaron de 4 días, pero va un mes y nada. En la mayoría de las casas también el alcantarillado estaba dañado e igual las acometidas”, señala, preocupada.

Es bueno lo que se viene haciendo aquí en la calle segunda E con 14 en el barrio Diego de Ospina. “Pero, por favor se muevan un poco más, hay mucha demora, acá hay negocios como en el caso mío que tengo una tienda y la gente decide no venir por la dificultad para pasar”, sostiene.

Difícil hasta ahora. Han ido abriendo algo de vía, pero si estuvimos bastante encerrados, claro que hay que tener paciencia las obras son necesarias, comenta el taxista Rosendo Tapias.

Barrio Diego de Ospina.

El cambio de la tubería de alcantarillado ha sido total.

Más perjudicados

Viendo los trabajos desde la esquina de la carrera 15 con la calle intervenida se observa en la esquina la entrada a un taller de mecánica.

José Eduardo Machado Falla, mecánico automotriz, que labora en el lugar, que está cerrado hace un mes, es el que comenta la situación que tienen que vivir.

“Nos dijeron que 3 semanas y va un mes y todavía están trabajando. La verdad es que están tapando y vamos a ver si esta semana ya nos solucionan definitivamente.  Claro que la obra era necesaria porque el tubo madre estaba podrido y las domiciliarias también ya estaban defectuosas. Eso lo han ido arreglando y en el caso particular de nosotros en el taller pues llevamos todo ese tiempo sin trabajar”, expresa el hombre, de mediana edad.

Por eso, piden que por favor terminen pronto ya que “así no aguanta, no se puede producir venimos de una pandemia y uno no puede dejar de trabajar 4 semanas sin que entre un solo peso y los gastos si no paran”, agrega.

En el otro costado de la misma esquina hay una venta de jugos, pasteles y empanadas.

Leila León González, que atiende el negocio, dice: Se han perjudicado mucho las ventas, nos dijeron que 15 días ya va más de un mes y nos ha tocado es llamar a los medios de comunicación como a Diario del Huila, porque de lo contrario no hay respuesta.

“Como ve estamos en un sector comercial de mucho movimiento como es la carrera 15, a una cuadra de Peter Pan y sería muy bueno que nos colaboren para que agilicen esto porque ya es el colmo”, señala.

“Ahora están trabajando seguido, pero duraron parados más de una semana, gracias por venir y ponernos cuidado nos ha tocado es a través de los medios porque nadie nos pone cuidado, ojalá sirva esta visita de ustedes, gracias por venir”, afirma.

Barrio Diego de Ospina.

Las acometidas domiciliarias también son intervenidas.