Diario del Huila, biodiversidad

EMOL

El gobierno estadounidense dijo que las mariposas monarcas son candidatas a ser declaradas especie en peligro de extinción, pero que pasarán varios años antes de que se dé ese paso porque hay muchas otras especies a la espera de esa designación.

Los ambientalistas dijeron que esta demora podría ser desastrosa para las populares mariposas anaranjadas y negras, otrora comunes en los jardines pero que corren peligro de desaparecer.

El status de las monarcas será reconsiderado anualmente, según Charlie Wooley, jede de la oficina regional de los Grandes Lagos del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, que lleva el caso de las monarcas. Si bien podría haber novedades antes, por ahora se contempla colocar a las mariposas al amparo de la Ley de Especies en Peligro en el 2024, si la situación no mejora lo suficiente como para que la medida sea innecesaria.

Descenso de su población desde los ’90

El creciente uso de pesticidas en el campo, el cambio climático y la destrucción de algodoncillos, de los que dependen, han causado una enorme merma en la cantidad de mariposas anaranjadas y negras, cuyas migraciones producen espectáculos hermosos.

Los científicos calculan que la población de las monarcas en el este de Estados Unidos bajó un 80% desde mediados de la década de 1990 y que en el oeste del país la merma ha sido más pronunciada todavía.

«Hicimos amplios estudios usando procesos rigurosos y transparentes, basados en la ciencia, y comprobamos que las monarcas satisfacen los requisitos fijados por la Ley de Especies en Peligro», expresó la directora del Servicio de Pesca y Vida Silvestre Aurelia Skipwith en un comunicado. «Sin embargo, antes de proponer su incorporación a la lista, debemos enfocar nuestros recursos en nuestras medidas de mayor prioridad», agregó.

La declinación en la población de estas mariposas comenzó a mediados de la década de 1990 y dio paso a una campaña de preservación en la que participan escolares, propietarios de viviendas y de tierras, organizaciones empeñadas en la conservación del medio ambiente, gobiernos y empresas.

Algunos afirman que esos esfuerzos son suficientes y que no se necesitan regulaciones del gobierno. Organizaciones ambientalistas, sin embargo, dicen que la protección de la Ley de Especies en Peligro es vital, sobre todo en el oeste de Estados Unidos, donde el año pasado hubo apenas 30.000 mariposas, comparado con los millones que pasaban el invierno en las costas de California en los años 80.

Se espera que este año se contabilicen unas 2.000 solamente, según Sarina Jepsen, directora del programa de especies en peligro de la organización conservadora Xerces Society.

Las autoridades dicen que, por más que una especie merezca protección, se puede demorar su incorporación a la lista si hay recursos limitados y otras especies más prioritarias.

La oficina de los Grandes Lagos dice que hay nueve especies consideradas más prioritarias.

Grupos defensores de las especies en peligro, dijeron que 47 especies se extinguieron mientras esperaban ser incorporada a la lista.