Diario del Huila

Era cierto. “Ojo con el 2022”

Mar 26, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Era cierto. “Ojo con el 2022”

Ernesto Cardoso Camacho

Dada la evidente confusión que se originó por el error en la transmisión electrónica de los escrutinios de mesa o preconteo, durante la jornada electoral del pasado domingo; especialmente en relación con los datos de senado que le aumentó la votación al Pacto Histórico en cerca de 390 mil votos, hecho que a su vez le significó aumentar de 16 a 19 curules, en detrimento del partido conservador y del CD; y aunque aún no se conocen las cifras definitivas del escrutinio; es inevitable comentar las circunstancias y consecuencias políticas de tales resultados de cara a la primera y segunda vuelta presidencial.

La primera consecuencia es la inusitada falla organizacional de la Registraduría que ha ocasionado grave desconfianza en su transparencia y credibilidad, circunstancia de la cual el principal responsable es el Registrador Vega, quien ante las quejas y reclamos se apresuró a manifestar que solicitaría al Consejo Nacional Electoral ordenar un reconteo general, a sabiendas de que no era posible hacerlo, pues no existe dicha instancia adicional en la legislación vigente. Con dicha actitud logró sembrar más dudas que certezas acerca de su imparcialidad y transparencia siendo indispensable su renuncia.

La segunda consecuencia es sin duda alguna que el expresidente Uribe supo leer de manera anticipada su preocupación cuando acuñó su célebre frase “ojo con el 2022”. No solamente por los errores del Registrador; por los resultados del Pacto Histórico; si no también por el comportamiento confuso e impredecible del electorado, frente al tema de las consultas interpartidistas que prácticamente se convirtieron en una primera de tres vueltas presidenciales.

Cuando se analizan las cifras surgen varias conclusiones. La primera, que la participación estuvo cerca del 47% para el congreso, es decir 7% menos que en el promedio de los últimos 3 debates al tiempo que el censo electoral obviamente ha crecido. Ello indica sin duda alguna que existía fatiga y rechazo de los ciudadanos hacia los políticos, especialmente por la aberrante corrupción y por la falta de cumplimiento del presidente Duque con respecto a sus promesas de gobierno.

La segunda que existe una diferencia considerable entre la participación para congreso con respecto a la de las consultas. En congreso hubo un poco más de 15 millones de electores, mientras que en las consultas bajó la cifra a 11.7 millones, es decir una diferencia de 3.3 millones. Lo novedoso del procedimiento; la falta de información oportuna; el tener que exigir el elector la tarjeta de la consulta que deseaba votar, son, entre otras, las principales razones que podrían explicar este desfase.

La tercera se localiza en la diferencia sustancial entre las cifras del Pacto en la Consulta, con las obtenidas en su lista cerrada para el senado, de 5.6 a 2.6 millones, lo que permite presumir que tuvo más cogida la consulta protagonizada por Petro que la lista cerrada, donde hubo dinosaurios y corruptos.

La cuarta; el sorprendente ascenso en votos y curules del conservatismo mientras que a nivel regional obtuvo un rotundo fracaso perdiendo sus curules de senado y cámara.

La quinta y no menos importante; el descenso en votos y curules tanto del CD como de Cambio Radical. Del primero se explica por la fuerte división interna entre duquistas y uribistas, promovida desde el gobierno; así como por el fuerte desgaste del presidente Duque que le dio además la espalda a su partido en las cuotas burocráticas y en sus principales postulados programáticos. Lo de CR obedece quizá, por una parte, a su fractura interna entre la casa Char y Vargas Lleras; y por la otra en que el justificado escándalo en el ministerio de las TIC a cargo de una cuota suya, hizo estragos no solamente en la ciudadanía sino también en su propia militancia.

Visto así el panorama y con las cifras registradas por los partidos tradicionales y del Pacto; es claro que la confrontación presidencial habrá de resolverse entre aquéllos representados por FICO y éste liderado por Petro. Fajardo y su coalición no parecen tener ningún chance pues insisten en ser centro ideológico en medio de una fuerte e inevitable polarización entre la izquierda del Pacto petrista y la centro derecha del Equipo por Colombia. Además, INGRID les está copando dicho escenario del centro.

 La gran incógnita es hasta donde llegará el fenómeno de opinión juvenil liderado por Rodolfo Hernández.                    

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto