Diario del Huila

Ernesto Guhl Nanetti: gran ambientalista

Jul 30, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Ernesto Guhl Nanetti: gran ambientalista

Álvaro Hernando Cardona González

Cabe repetir que pareciera que en Colombia sólo mueren los buenos. Esta semana, Ernesto Guhl Nannetti uno de los ambientalistas con más trayectoria de Colombia, ha dejado la vida terrenal.

Su libro, Medio Ambiente y Desarrollo (publicado en 1992) nos ha enseñado y guiado, de muchas maneras. Sus enseñanzas, como viceministro de Ambiente y conferencista, perdurarán en nosotros pues han forjado, como a centenas de colombianos, en las conveniencias de un desarrollo racional, sostenible, sosegado, reconocedor de realidades y futurista (a avizorado qué pasará si no tomamos decisiones radicales, pero sin más aplazamientos). Uno modelo de desarrollo que hace ver que en materia ambiental, el Estado, las entidades territoriales y sus funcionarios tienen que tener valor institucional.

Escribió mucho, casi siempre sobre aspectos ambientales o relacionados con ellos; libros como el ya mencionado, Peligros y riesgos socioambientales en tiempos de la poscovid-19, e incluso artículos en revistas especializadas, como el ingenioso Ingeniería de ecosistemas. Recientemente se comentó mucho su obra Antropoceno: la huella humana, la frágil senda hacia un mundo y una Colombia sostenibles.

Hablamos de un ingeniero civil, que fue miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y de la Sociedad Colombiana de Ingenieros; docente y directivo de la Facultad de Ingeniería de la universidad de Los Andes; miembro de la junta directiva del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas-Sinchi; editor de la revista Colombia Amazónica y; como presidente de la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería.

Lo que lo hizo tan reconocido, es que en 1972 hizo parte del grupo de científicos convocados por el Club de Roma, que publicó el libro Los límites del crecimiento, sobre el deterioro del ambiente y los retos a futuro que plantean los ecosistemas. Sólo hasta ese momento, dijo Ernesto Guhl en una entrevista al diario El Espectador, se empezó a comprender mejor la relación entre el consumo humano y los recursos naturales del planeta. Con Los límites del crecimiento, la humanidad empezó aceptar que la naturaleza era limitada.

Lecciones que deja: propuso que los institutos del SINA, dediquen esfuerzos al objetivo general de contribuir a mejorar la calidad de vida de la población más pobre; que en contra de la optimista visión generalizada sobre la gran riqueza ambiental de Colombia, “como sus servicios y productos que apuntan a un desarrollo sostenible no tienen precio en los mercados internacionales, la posibilidad de obtener una remuneración por los servicios ambientales que ofrecen nuestras selvas y bosques son todavía una utopía”. Sabía que el reto “es vivir con la naturaleza y no en la naturaleza”.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto