Luis Humberto Tovar Trujillo

Dia a día, nos hemos venido enterando de acciones desde el gobierno municipal, en cualquiera de sus instancias, que realmente por lo incoherentes, dejan entrever que el despiste en ese gobierno del actual alcalde es total.

Cosas fundamentales, ha sucedido que para no ir tan lejos, dan asco.

Lo de la contratación deliberadamente aberrante, por la forma en que se hizo, por el momento en que se hizo, por ese afán desmedido a hacer las cosas a las escondidas, no propiamente, actividad propia de personas medianamente decentes en el ejercicio de la actividad pública, y hoy involucrado en investigaciones disciplinarias y sometido al escarnio publico a nivel nacional, como si fuera poco, como si no tuviéramos los huilenses de un tiempo para acá, la cara sucia de los escándalos de corrupción, entre ellos el Estadio de Fútbol, el distrito de riego Tesalia-Paicol, verdaderos monumento a la corrupción.

Ahora salen con el cuento de la creación de una sociedad de economía mixta, disque para cambiar unos bombillos del alumbrado publico de la ciudad, modificando sensiblemente, las condiciones de consumo, pero mejorando sensiblemente la calidad del alumbrado público; por la propuesta que vemos, el menos alumbrado como que es la administración municipal y su alcalde.

Diferentes experiencias nefastas han sucedido en el pais, sobre esta clase de decisiones, donde es imposible ocultar el favorecimiento hacia quienes van a hacer participes de la mixtura privada, que, desde luego, va a hacer superior a la del Municipio, y con el objeto especifico de realizar un contrato de concesión en relacion con esta actividad que le corresponde al municipio.

Es inconcebible aceptar que existiendo una empresa del estado, con absoluta idoneidad para ello, desde hace bastante tiempo, mal o bien manejada, ese es otro tema, pero con la designación de un nuevo gerente, que es absoluta garantía de transparencia e idoneidad personal y profesional, que en ningún momento corren riesgo los dineros de los ciudadanos de Neiva, cosa que no sucedería con la otra opción de la Empresa Mixta, sin conocer sus integrantes privados, pero ese solo afán, en su creación, me lleva a pensar en un alto riesgo en la administración de los impuestos del municipio.

Que necesidad de ignorar deliberadamente la existencia de Electrohuila, de propiedad del Estado, su capacidad instalada desde el punto de vista técnico y administrativo para realizar esta actividad.

¿Cuál es el afán del señor alcalde, de donde acá el alcalde Gorky, ha perdido la confianza en el Estado y sus instituciones, de pronto será por las malas compañía en su gobierno?