En un inesperado giro de eventos, el juez 22 penal del circuito de Bogotá ordenó dejar en libertad al hacker Andrés Sepúlveda en la tarde del 18 de diciembre de 2020. Sepúlveda había recibido una condena de diez años en 2015 por hechos relacionados con interceptaciones ilegales durante las elecciones presidenciales de 2014.

De acuerdo con el togado, Sepúlveda ha cumplido hasta hoy con tres quintas partes de la pena, por lo que tiene el derecho a recuperar la libertad, siempre y cuando cumpla con un periodo de prueba de 36 meses y 18 días —el tiempo que le falta para completar los 10 años iniciales— en los que demuestre buen comportamiento.