Ha llegado a todas las familias huilenses, el inicio oficial de las festividades navideñas y de fin de año, en medio de la más grande crisis que padece la humanidad por la pandemia de la Covid 19. A partir de esta noche, empezaremos a celebrar en todos los hogares colombianos la época más bonita del año, donde tendremos la oportunidad de integrarnos, a pesar de que estamos atravesando el peor flagelo sanitario del siglo. Se empieza a respirar un ambiente navideño en todos los hogares colombianos con el inicio de la noche de las velitas. Las viviendas, avenidas y calles de Colombia ya se encuentran iluminadas con miles de luces multicolores, en medio de un gran ambiente de fiesta.

Esta tradición se conoce popularmente como «La noche de las velitas», que se ha convertido en el festejo en honor a la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Igualmente se van a inaugurar los alumbrados navideños en los principales sectores urbanos de las ciudades.

Con un recorrido navideño por la avenida La Toma, la capital del departamento del Huila da comienzo con las celebraciones propias de la época decembrina. El alcalde Gorky Muñoz Calderón con su equipo de gobierno acompañado de las autoridades encabezarán la gran caravana navideña de la cual serán participes cientos de neivanos que tradicionalmente acompañan esta actividad. Así mismo, esta jornada sirve como preámbulo para que los neivanos sigan disfrutando en familia del alumbrado navideño y de los hermosos murales que, en este año, se instalaron en la zona de la Avenida La Toma.

Esta es una conmemoración que invita al recogimiento, la unión familiar, las festividades con mesura y el disfrute de lo que ofrece la que sin duda es, la época más especial del año. Y, como ya es costumbre, los centros urbanos engalanan sus calles, avenidas, parques, plazas y plazoletas; los centros comerciales se esmeran con adornos y guirnaldas para atraer a la gente, y el comercio se prepara para las celebraciones de fin de año.

Para ello es importante que los padres de familia tengan presente las recomendaciones que emanan los organismos de socorro y de las autoridades con el fin de evitar accidentes caseros que pueden ocasionar lesiones a los menores de edad por quemaduras. Prendamos una vela, pues, para que haya prudencia, para que las luces sean más de los pesebres que de las ambulancias.