DIARIO DEL HUILA, INFORME

Por Rolando Monje

En 2019, la pobreza monetaria extrema en Colombia aumentó desde el 8,2% hasta el 9,6% con Atlántico, Risaralda y Bogotá como las zonas del país en las que menos pobreza extrema había.

La modificación en la medición de la pobreza en el país hizo que distintas entidades, como Fedesarrollo, proyectaran que más de seis millones de colombianos entrarán en pobreza este año por culpa de la pandemia.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe-CEPAL, estableció según el Dane que “la línea de pobreza representa un valor monetario en el cual se consideran dos componentes: el costo de adquirir una canasta básica de alimentos y el costo de los demás bienes y servicios, expresado sobre la base de la relación entre el gasto total y el gasto en alimentos”.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) publicó su reporte sobre la medición de la línea de pobreza monetaria en Colombia durante 2019. La entidad encontró que, en el total nacional, 35,7% de las personas estuvieron en situación de pobreza monetaria (mide el nivel de ingresos de la población para cubrir las necesidades básicas) durante 2019, un punto porcentual por encima de los 34,7% de 2018.

Esto quiere decir que entre 2018 y 2019, un total de 661.899 personas ingresaron a la pobreza monetaria. Según indicó Juan Daniel Oviedo, director del Dane, al revisar el incremento en volumen por dominios, los tres que más sumaron personas en esta condición fueron: Antioquia, donde ingresaron 125.252 personas; Bogotá, unas 88.951 personas; y Huila, con 71.408 personas. Por el lado contrario, Valle del Cauca, Caldas y Atlántico redujeron la población en esta situación.

Para el año de referencia, según la entidad, la línea de pobreza monetaria fue de 327.674 pesos per cápita (que en un hogar de cuatro personas sería 1.310.696 pesos), en tanto que para el indicador de mayor vulnerabilidad el valor fue de 137.350 pesos (549.400 pesos en el caso de un hogar).

Variación de la incidencia pobreza monetaria, 2018-2019 (puntos porcentuales)

Variación de la incidencia pobreza monetaria, 2018-2019 (puntos porcentuales)

Huila por encima del 50%

Según el Dane, la pobreza monetaria en Colombia fue del 35,7% en 2019 (en 2018 era del 34,7%), con Quindío, Meta, Santander, Antioquia, Caldas, Risaralda, Atlántico, Bogotá, Valle del Cauca y Cundinamarca como las zonas con la pobreza monetaria inferior al promedio nacional. Bogotá presentó una incidencia de 27,2% el año pasado, lo que lo dejó como el tercer dominio con menor incidencia en el país; en segundo lugar, estuvo Valle del Cauca con 24,0% y, en primer lugar, Cundinamarca con 20,4%.

Explicó el Dane que Chocó (68,4 %); La Guajira (61,8 %); Cauca (59,6 %); Córdoba (54,2 %); Magdalena (53,5 %); Norte de Santander (51,8 %); Cesar (51,7 %); Huila (51,2 %); Nariño (51 %); y Sucre (50,3 %) tuvieron una incidencia de la pobreza monetaria por encima del 50 % de su población. Teniendo en cuenta las nuevas líneas de pobreza, la monetaria en Chocó se ubicó en el 68,4% durante 2019, seguido por La Guajira con el 61,8% y Cauca con el 59,6%.

En el tema de pobreza extrema, entre 2018 y 2019, en Colombia, 728.955 personas ingresaron a esta condición. Según el Dane, Huila aportó 11,9 % a este incremento, lo que corresponde a 86.421 personas; mientras que en Caldas hubo una reducción de 7.809 personas en esta situación.

La línea de pobreza monetaria en Quibdó está definida en $393.024 por mes. Esto quiere decir que, si una persona gana más de este monto, no es considerada como pobre. La línea de pobreza monetaria en Quibdó está por encima de la línea nacional, que es de $324.674 al mes. En cuanto a la línea de pobreza extrema en Quibdó, esta es de $160.862, cifra superior al promedio nacional, que es de $137.350.

Línea de pobreza monetaria, cifras en pesos por departamento.

Línea de pobreza monetaria, cifras en pesos por departamento.

Frente a la línea de pobreza, que es el costo per cápita mínimo de una canasta básica de bienes y servicios alimentarios y no alimentarios en un área geográfica determinada, la cifra para el total nacional pasó de $316.815 en 2018, a $327.674 en 2019.

Esto querría decir que, para una familia de cuatro personas, si los ingresos del hogar son menores a 1.310.696, se encontrarían en condición de pobreza monetaria, sin embargo, la cifra también difiere en cada departamento.

Bogotá presentó la línea más alta de pobreza monetaria con $448.749 y Santander fue el departamento con la línea más alta, $354.135; mientras que La Guajira, Córdoba y Cauca tuvieron las líneas de pobreza más bajas del país; $252.893, $261.519 y $265.940, respectivamente.

Huila el que más aumentó

Comparando 2019 con el 2018, la zona en que más aumentó el indicador fue Huila que percibió un crecimiento de 5,5 puntos porcentuales (pps), seguido por La Guajira y Norte de Santander con 4,6 y 4,5 pps, respectivamente.

“En 2019, los departamentos que experimentaron el mayor aumento en la incidencia de la pobreza monetaria con respecto al año anterior fueron Huila, donde la incidencia pasó de 45,8% a 51,2%, y La Guajira, donde la pobreza monetaria aumentó de 57,2% a 61,8%”, aseguró el Dane.

Entre los territorios donde la incidencia disminuyó, aunque no significativamente, estuvieron Chocó con -0,2 pps, Atlántico con -0,5, Valle del Cauca que registró -0,7 y Caldas con un -0,9.

En total se registraron 17.470.042 colombianos en dicha situación, de los cuales 661.899 entraron en 2019, explicó el Dane.

Además, de la cifra global, 4.688.882 padecían la condición de pobreza monetaria extrema, siendo Huila, La Guajira y Norte de Santander los que más observaron crecimientos en este renglón.

Para el caso de Antioquia, cabe destacar, hubo 125.252 ciudadanos que entraron en pobreza monetaria, para un total de 2.017.456 contabilizados en el departamento en 2019, que representó el 18,9 % entre los territorios medidos por el Dane.

Variación de la incidencia pobreza monetaria extrema, 2018-2019 (puntos porcentuales)

Variación de la incidencia pobreza monetaria extrema, 2018-2019 (puntos porcentuales)

Según el Dane, el mayor aumento de la incidencia de pobreza monetaria a nivel nacional se presentó cuando el jefe del hogar tiene hasta 25 años de edad pasando de 41,2% en 2018 al 43,0% en 2019, pero también cuando esta cabeza de familia es mujer pasando de un 37.2% en 2018 al 38.2% en 2019.

 

Pobreza monetaria extrema

“Una vez se contabilizan las ayudas del Gobierno, la pobreza moderada se incrementa 8,4 puntos porcentuales (pp) con respecto al valor observado en 2019 (aproximadamente 4,2 millones de nuevas personas en situación de pobreza que se suman a los 18,4 millones que ya existían, para llegar a 22 millones) y la pobreza extrema se incrementa 2,6 pp. Esto último significa que cerca de 1,3 millones de personas han comenzado a sufrir una situación de hambre y desnutrición cuyos efectos pueden ser irreversibles. En síntesis, la pobreza extrema alcanzará una cifra absoluta cercana a los seis millones de personas”, dijo Fedesarrollo.

Para disminuir la pobreza, Fedesarrollo recomienda seguir manteniendo los programas de ayuda y giros directos que le entrega el Gobierno a la población vulnerable, pero además pide intensificarlos (si se puede, ampliar el monto), así como implementar políticas públicas diferenciales para las regiones del país más afectadas por la pandemia (aquellas que dependen del turismo).

“El país no tiene ni la capacidad fiscal ni el nivel de desarrollo para adelantar una renta básica universal, por lo que debe fortalecer programas que están bien focalizados mediante un ingreso mínimo que solo beneficie a quienes realmente lo necesiten. En particular, se recomienda cubrir al 40% de la población con una transferencia de mayor valor (cercana a $290.000), mientras se alcanza la recuperación económica y social”, dijo Fedesarrollo.

Datos del informe

 

Para 2019, 10 departamentos del país tenían a más de la mitad de su población en situación de pobreza monetaria y son: Chocó, La Guajira, Cauca, Córdoba, Magdalena, Norte de Santander, Cesar, Huila, Nariño y Sucre.

 

Tres departamentos tuvieron ligeras reducciones del coeficiente de desigualdad de ingresos Gini entre 2018 y 2019 y fueron: Caldas, Santander y Meta. En el resto de dominios hubo un incremento generalizado.

 

Entre 2018 y 2019, siete contextos geográficos tuvieron una variación al alza estadísticamente significativa de la incidencia de la pobreza monetaria: Huila tuvo el mayor incremento con 5,4 puntos porcentuales, seguido de La Guajira (4,6 puntos porcentuales). Caldas tuvo una variación de -0,9 puntos porcentuales.