Las autoridades lograron la incautación de 256 botellas de licor de contrabando que serían comercializadas de manera ilícita en los municipios del centro del Departamento.

La operación se realizó en el barrio Los Guaduales del municipio de Garzón; en el sector fueron allanadas tres viviendas, en donde se lograron incautar 21 cajas con 181 botellas de Wisky y 75 de aguardiente, que al verificarse se estableció registraban estampillas de Cundinamarca y no del Huila.

Por el hecho fue capturada una mujer de 38 años de edad, quien, tras dársele a conocer sus derechos, fue puesta a disposición de la autoridad competente para las acciones judiciales.