Para el gobierno nacional, es satisfactorio el resultado de la inflación del mes de noviembre de 2020, promulgada por el Departamento Nacional de Estadística (DANE), que fue del -0,15%, reflejando una disminución desde el mes de noviembre del año anterior. Llegó a 1,23% en los primeros 11 meses del año, frente al mismo periodo en 2019, que fue del 3,54%. La variación mensual de la inflación fue negativa, con 15 puntos básicos negativos en el mes de noviembre. Una inflación negativa nuevamente impactada por el efecto del día sin IVA sobre los componentes de vestuario, electrodomésticos y productos para el hogar, en donde esa variación negativa de 15 puntos básicos o del -0. 15%, es una variación inferior en 25 puntos básicos a la variación que habíamos visto en noviembre del 2019. Hace 65 años, y en el mismo mes, la inflación anual fue de 1,44 por ciento, y desde entonces, no se registraban esos niveles.


La inflación negativa ha sido un fenómeno generalizado en los principales dominios geográficos a los cuales hacemos seguimiento, en donde fundamentalmente Neiva es la única excepción con una variación positiva del 0,12 básicos en su nivel mensual.

El periodo de la pandemia de la Covid-19 ha servido para que en el país se presenten alteraciones en algunos indicadores económicos, por la contracción que ha presentado la dinámica productiva y que ha afectado sin excepción a todos los agentes económicos de nuestro territorio colombiano. Tal es el caso del desempleo y la inflación, que han sufrido alteraciones sustanciales para el manejo macroeconómico.

De acuerdo con las cifras expuestas anteriormente, viene el dolor de cabeza, para los trabajadores y pensionados. Las pequeñas y medianas empresas resultaron muy afectadas por los confinamientos durante la pandemia; incidieron fuertemente en el desempleo, que afectó el índice de productividad. La primera semana de negociación del salario mínimo para 2021, en la Comisión de Concertación de Políticas Laborales y Salariales, cerró con dos indicadores sobre la mesa: el de productividad, que en medio de la pandemia se redujo 0,6 por ciento, y el de inflación del 2020, que el equipo técnico del Banco de la República proyecta en 1,9 por ciento.

Así como están las negociaciones, se considera que la coyuntura económica no deja espacio para aumentos muy superiores a la inflación, luego de que sólo en noviembre los precios bajaron 0,15 por ciento, lo que sigue reduciendo la base para la discusión, pero sí para que la Comisión también ponga el foco en otros asuntos. Así, los sindicatos, no tienen esta vez mayor poder de negociación.