Wilson Javier Peña Tamayo de 23 años, al parecer en compañía de dos personas, asesinaron a su padre Salvador Peña de 50 años de edad. La víctima mortal habría recibido cerca de 100 puñaladas.

Según información preliminar, los agresores habrían escondido el cuerpo y posteriormente lo abandonaron en un terreno de la finca El Limón, en el Triunfo zona rural de Neiva. Una de las hipótesis del hecho señala que pudo tratarse de un asunto económico familiar.

“Todo el problema radica en el aspecto de tema monetario, había negocios entre los mismos familiares, y también con otras personas, y ninguno quiso hacerse cargo de las deudas y fue lo que ocasionó este hecho tan lamentable”, manifestó el mayor Nelson Vargas, jefe seccional de investigación criminal de la Policía Metropolitana.

Salvador Peña, era oriundo del municipio de Pitalito, pero residía desde hacía varios años en el sur de Neiva. Era pensionado del Ejército y actualmente ejercía como comerciante y tenía algunos negocios con su hijo. El joven Wilson Javier Peña presentaba antecedentes por violencia intrafamiliar.

Las autoridades investigan el hecho, a la vez que trabajan en la captura de las dos personas que presuntamente participaron en el crimen.