Desde que llegó la pandemia a Colombia todos los sectores se vieron afectados por la crisis económica que consigo trajo la covid-19. Por ello, las autoridades de salud con gran preocupación tomaron la decisión de cerrar el país para evitar que el número de contagios se desbordara, pero también para evitar un impacto mayor en la ocupación de las UCI. Aunque gradualmente dichos sectores volvieron a reabrir con todos las medidas de bioseguridad, aún siguen padeciendo una aguda realidad: las ventas no arrancan, los gastos son mayores, las deudas siguen igual y las ayudas son pocas.

La situación en Neiva, según los vendedores formales e informales, es crítica. Con gran preocupación ellos avizoran una crisis económica con la implementación de nuevas medidas restrictivas que anunciará hoy el alcalde de Neiva, Gorky Muñoz, con el propósito de frenar el alto número de contagiados por covid-19. Ayer, precisamente, se reportaron en la capital opita 478 positivos para el virus, llegando así la ocupación de las UCI para el municipio a un 78%, situación que prende las alarmas ante un posible colapso de la red hospitalaria.

Según el secretario de Salud Departamental, César Alberto Polanía, para frenar la segunda ola del virus, será necesario tomar conciencia sobre el uso de los elementos de autoprotección, distanciamiento social, así como aumentar las acciones desde las alcaldías para desacelerar la covid-19. Sin embargo, dichas medidas ponen a la suerte el plato de comida de muchas familias que viven del sector comercial. Según relataron a esta Casa Editorial, ellos tenían su fe puesta en este 2021 para recuperar las ventas y no es para menos, ellos sufrieron los grandes impactos económicos de la pandemia, sus negocios quedaron al borde de la quiebra, solo los sacó adelante su resiliencia ante la coyuntura.

El panorama que percibimos en los vendedores fue desesperante, pues tenían grandes expectativas en el mes de diciembre, pero éstas se desinflaron con las pocas ventas. Por lo tanto, no se sabe qué va a pasar con el tema del coronavirus y qué tendrán que hacer las familias que tienen hijos para buscar el sustento diario.

Manifiestan que, si no arrancan las ventas, algunos se marcharán hacia zona rural a dedicarse a las labores de la agricultura y otros buscarán nuevas alternativas.

El virus no respeta las condiciones económicas ni sociales de las personas, sin embargo, los entes gubernamentales deben tomar las medidas pertinentes para detener el venidero colapso de la red hospitalaria y también del personal de la salud. Tampoco, hay que desconocer las consecuencias de estas medidas, por ello se deben destinar recursos para ayudar a estos sectores que son los que mantienen la economía local y que de no ser así se podrían presentar unos bajos indicadores en empleabilidad como ya sucedió en los informes revelados por el Dane, donde ubicó a la ciudad de Neiva en el primer lugar durante varios meses del año anterior en este tema. La pregunta ahora es: ¿se vislumbra un crecimiento en la ola desempleo?