Diario del Huila

La lección de estadista de Petro

Jul 2, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 La lección de estadista de Petro

Aníbal Charry González

Contra todo lo que esperaba el establecimiento que tanto se opuso a su llegada a la presidencia, contando como lo pregonaba con perfidia Duque, de que este país no permitiría que un exguerrillero como Petro, que hizo oposición sistemática al régimen violento y corrupto jugándose la vida: una vez logró el triunfo por cuenta del pueblo que por fin reaccionó, contrario a lo que creían, comenzó a actuar como un verdadero estadista dando una lección a sus más encarnizados contradictores, que votaron masivamente para tratar de atajarlo por un candidato cuestionado sin asomo de estadista -de la que nos libramos-, unidos solo por el odio al presidente electo.

Para empezar, en su discurso del triunfo convocó a un gran acuerdo nacional sin discriminación, que incluyó a su más enconado contradictor, el expresidente Uribe, para tratar de sacar adelante las reformas que se requieren con urgencia para cumplir con su ambicioso programa de gobierno en beneficio de los desposeídos que lo eligieron, comprendiendo que lo primero que necesitaba era asegurar gobernabilidad, y que muchos de sus odiadores han cuestionado, mascullando que eso no representa ningún cambio porque lo que se pretendía era con los mismos políticos de siempre -desconociendo que eso es lo que elige esta convulsionada tierra y tenemos en el congreso-, seguramente esperando que lo clausurara declarándose dictador, cumpliéndose sus perversos vaticinios de que iba a destruir la democracia y a convertirnos en Venezuela.

Porque Petro ha venido demostrando que es un auténtico liberal socialdemócrata respetuoso de Estado de derecho, contrario a lo que cascaban de mala fe, de que era un izquierdista radical marxista, lo cual se ha visto con sus primeras decisiones con el fin de consolidar el proceso de paz y hacer justicia social y ambiental como ejes de su gobierno, para combatir la oprobiosa miseria de casi la mitad de la población, entendiendo como ilustrado economista, que la economía de los menos, no puede estar por encima de la vida de los más como lo decía Gaitán, para afianzar la paz en un país tan desigual, donde tendrá que pisar muchos callos requiriéndose que haya un gran acuerdo alejado de odios políticos que lo único que han hecho es desangrar al país sin resolver los gravísimos problemas económicos y sociales que padecemos.

Y es que gracias a esos primeros pasos de estadista, producto de su largo trasegar en la administración pública, ora como alcalde de Bogotá que le dio el triunfo cuando sus contradictores decían que había sido pésimo alcalde, o como congresista, es que estamos respirando un aire de concordia, que no se podrá confundir con el secular reparto de mermelada para seguir haciendo lo mismo de siempre con una falsa paz política, porque conociendo al presidente electo, cumplirá su ambicioso programa de gobierno en beneficio de sus electores que no podrá defraudar y para lo cual no solo requiere consensos, sino afectar muchos privilegios que no serán fáciles de aceptar. De concretarlo, hará historia y seguiremos eligiendo gobernantes racionalmente, y no por odio.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto