Diario del Huila

La profunda división política de la sociedad norteamericana

Ene 23, 2024

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 La profunda división política de la sociedad norteamericana
Advertisement

Por: Carlos Tobar

Independientemente de nuestro gusto los sucesos políticos de los Estados Unidos nos afectan de manera directa. Desde comienzos del siglo XX, la creciente potencia económica, militar, cultural y política de ese país, ha incidido en la vida de nuestra nación. Una expresión jocosa que grafica esta situación, acuñada por la picaresca popular, es: “…y, el gringo ahí”.

Luego de las dos guerras mundiales donde emergió como una potencia de nivel mundial, poder consolidado a finales de ese siglo como la única superpotencia tras la caída de la Unión Soviética, la influencia en el mundo y, de manera especial, en Latinoamérica y el Caribe es incontrovertible. Para bien o para mal, el gringo siempre ha estado ahí. En el país político colombiano tradicional, es normal y aceptado que la embajada de los Estados Unidos intervenga sobre todo tema. Lo divino y lo humano, lo sustancial y lo superficial, lo importante y lo secundario, debe tener el visto bueno del representante del gobierno norteamericano en el país. Esa es la realidad.

Que eso sea así es producto de la actitud genuflexa de las élites colombianas quienes, han terminado aceptando ese tipo de intervención como algo normal. Son contadas las personalidades que en Colombia han rechazado, como inaceptable, tal situación. Que se entienda que, una nación que se respete debe reivindicar la soberanía y la autodeterminación como principios torales del progreso económico-social.

Cuando estamos ad portas de la campaña electoral que elegirá al próximo presidente de los Estados Unidos, la confrontación interna en ese país, se vuelve parte de la lucha política colombiana.

La actual campaña electoral norteamericana está adquiriendo un cariz especialmente agudo. La aparición en el escenario político de Donald Trump hace 8 años quién, sorpresivamente derrotó primero al establecimiento republicano y luego al establecimiento demócrata, para hacerse elegir a la presidencia con la promesa de recuperar la grandeza perdida, trastocó el desarrollo histórico habitual. Su consigna America first contenía la promesa de recuperar los empleos perdidos en el sector industrial manufacturero por la globalización. Una promesa incumplida que justificó con la pérdida de la reelección presidencial que, según su narrativa, fue producto del ‘robo’ de las elecciones.

Ese es el ambiente previo a las elecciones de este año. Joe Biden, actual presidente, que ha impulsado la misma política de Trump de recuperar la producción manufacturera que beneficia a la clase media, aunque ha logrado avances relativos en algunas áreas, ha fracasado en superar, tal vez una de las peores consecuencias de la globalización neoliberal: la desigualdad socio-económica.

De seguir la campaña como va, la competencia será una reedición de la primera contienda Trump-Biden, donde el desgaste lo asume ahora el actual presidente. Estaremos atentos a su evolución por las implicaciones que tiene en la vida nacional y de América Latina.

Neiva, 22 de enero de 2024

Advertisement

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?