Insistimos en la imperiosa necesidad que tenemos quienes no nos identificamos con la Colombia Humana, el progresismo, los Verdes, la Coalición de la Esperanza, el Socialismo siglo XXI y otros sectores políticos sin una clara identidad ideológica, de tener un candidato presidencial que llene nuestras expectativas democráticas para conducir los destinos del país en el próximo cuatrienio. Analizábamos en otra oportunidad que el candidato más idóneo para regir el país era Oscar Iván Zuluaga, de reconocida experiencia pública y privada y a quien le robaron la elección de presidente con oscuros y siniestros montajes, desde las más altas esferas del estado, y cuyos artífices gozan hoy de total impunidad.

Anotamos también sobre la importancia de constituir un gran equipo humano con las mejores inteligencias del país, para devolver la institucionalidad y la confianza ciudadana en el porvenir de la nación, enmarcado dentro de los parámetros de la libertad y el orden. No se puede repetir el episodio del desconocimiento de quienes emularon en la competencia interna de un partido.

Esperamos con ansiedad los acuerdos políticos necesarios para aglutinar la mayor fuerza posible, la cual deberá constituirse desde la elección de Congreso de la República, para obtener una clara mayorías en el legislativo u posteriormente, que permitan la elección del presidente de la república y la puesta en ejecución del respectivo programa de gobierno.

Se ha conocido la propuesta de Oscar Iván Zuluaga de realizar, mediante el mecanismo del referendo, una profunda reforma a la justicia y a la política, sectores hoy con una desconfianza del 80%. De igual manera, ha propuesto crear durante su administración, 2 millones de empleos dignos y bien remunerados, así como lograr, un gran acuerdo nacional sobre lo fundamental, para resolver los graves problemas que padece hoy el país, como la falta del uso legítimo de la autoridad y establecer un estado ágil y moderno y una red de protección y bienestar social. Propone desmontar el impuesto del 4Xmil, defender el medio ambiente, la ´promoción y prevención en materia de salud, la inclusión digital y otros temas igualmente importantes.

Dentro de la reforma política se propone la reducción del congreso, listas cerradas, disminución del salario de los congresistas, la supresión de la contralorías departamentales y municipales y la circunscripción territorial para el senado.

Definida la candidatura interna deberá realizarse una consulta interpartidista, la cual, sin ninguna duda, escogerá el próximo presidente de la república de Colombia.