DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

Aunque no hay cifras concretas sobre el desempeño de la economía, la actividad productiva marcha en medio de señales favorables, la percepción es que la actividad productiva avanzó en sus objetivos y basada en buenas expectativas, al terminar hoy el primer trimestre del año 2021.

El trimestre concluye en medio de nuevas restricciones para frenar lo que podría ser el tercer pico de la pandemia, con la esperanza de que en el mes abril la vacunación se acelere y así se dé un impulso a la economía, después de un enero negativo por cuenta de las medidas que se tomaron para contener la segunda ola del coronavirus.

Según reportó el Dane, en febrero subió de nuevo la confianza del consumidor, luego de una recaída en enero, igual reporte de Fedesarrollo que mencionó para ese mes mayor confianza empresarial. Aunque ese a la mejoría de algunos indicadores, las bajas ventas es un tema que preocupa a los empresarios.

Por su parte en el Índice de Seguimiento a la Economía (ISE), reporte del Dane, que estudia el comportamiento mes a mes del valor agregado del país, además del informe del Producto Interno Bruto (PIB) que sale trimestralmente, en enero, la caída fue de 4,6%, peor que la de diciembre cuando la variación fue de -2,5%.

Ese comportamiento es parecido al que se vio en agosto, cuando en varias ciudades del país se anunciaron medidas por cuenta del pico de contagios y se vio un frenazo en el ritmo de recuperación en ese entonces. En enero las medidas en materia de toques de queda, limitaciones al turismo, al transporte de carga y de pasajeros, medidas restrictivas de municipios y las limitaciones de movilidad nos ubican en situaciones similares a los niveles de agosto.

De acuerdo a Confecámaras “hay que proteger estas señales de reactivación económica y de mejores expectativas para evitar más cierres de empresas y pérdida de puestos de trabajo”.

“Un tercer pico de la pandemia sería nefasto porque frenaría las actividades productivas, cuando se ha comprobado que el foco de contagio no son las empresas y las actividades comerciales, sino el no seguir los protocolos de bioseguridad en los hogares y el distanciamiento social”.

Dos aspectos positivos a tener en cuenta en estos tres primeros meses del año son las expectativas frente a la recuperación del crecimiento de la economía en el país y la capacidad de los empresarios para mantener las operaciones.

La recuperación va a estar ligada a los nuevos picos de la pandemia y ahora se habla de que vendrá uno luego de Semana Santa.

La recuperación va a estar ligada a los nuevos picos de la pandemia y ahora se habla de que vendrá uno luego de Semana Santa.

Atacando el desempleo

Las cuarentenas afectaron el incremento del desempleo y las reducciones de pedidos, ventas y liquidez. Variables en las que se esperan mejorías el siguiente trimestre. La incertidumbre por nuevas restricciones, y la baja afluencia de clientes también inciden negativamente en los negocios.

De acuerdo a la encuesta del mercado laboral del Dane, Neiva cerró el año 2020 con 40,6%, la más alta cifra de desempleo en los últimos años, cifra que para muchos sería muy difícil de recuperar a corto y mediano plazo. Sin embargo, según la Administración Municipal, se han adelantado acciones y estrategias, que han llevado a registrar hoy la recuperación de 60% de los empleos perdidos durante la etapa dura de la pandemia.

La capital del departamento del Huila, en un 95% depende del comercio y la prestación de servicios, los que se vieron más afectados por el cierre ocasionado por las restricciones de la cuarentena. De 16.000 empresas que funcionaban en la región, un alto porcentaje debió cerrar sus puertas definitivamente, otras recortaron personal y las que quedan comenzaron a hacerle frente a la crisis.

De acuerdo a las cifras de la Secretaría de Competitividad de la Alcaldía de Neiva, el incremento del desempleo dejó a 37.815 personas sin un sustento para sus familias.

Para Alexander Díaz, secretario de Competitividad, la disminución en el desempleo a raíz de la reactivación económica ha representado una recuperación de 22.870 empleos en los últimos tres meses. En el último mes, de acuerdo a las cifras que maneja esta dependencia, se han recuperado 12.664 empleos en la ciudad. “Somos la ciudad intermedia que más ha atacado la desocupación laboral en los últimos meses”.

Vacunación contra tercer pico

Definitivamente la recuperación va a estar ligada a los nuevos picos de la pandemia y ahora se habla de que vendrá uno luego de Semana Santa. El ritmo de la vacunación, el cual hay que acelerar, es una variable para tomarle el pulso a la reactivación. Se deben aprovechar las nuevas capacidades que se han logrado y que no se tenían hace un año cuando llegó la crisis.

Según Fenalco en el caso de los comerciantes, “enero se perdió para la reactivación y febrero ya mostró signos de recuperación. La situación económica del país y las bajas ventas, preocupan al sector que por estos días también teme el impacto de las nuevas restricciones”.

La Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi), señaló que el gremio trabaja en las cifras para evaluar el primer trimestre del 2021. Sin embargo, planteó que se ha detectado que un segmento empresarial está inquieto por un nivel de sobreendeudamiento. “Ahora que se están moviendo los negocios se necesita capital de trabajo y no es fácil acceder al recurso. Es un tema que se debe revisar y hay que buscar la manera de flexibilizar el crédito si queremos una verdadera reactivación”.

Para el caso de Neiva, del pico más alto de desempleo que vivió la ciudad, en el trimestre móvil abril-mayo-junio, donde presentó un 40,6% de desempleo, la ciudad ha disminuido 19%, lo que significa, que la reactivación económica que ha implementado la Administración Municipal para permitir la apertura de sectores de la economía, ya está generando resultados.

Respecto al panorama del financiamiento empresarial, Asobancaria descartó una contracción del crédito en el 2021 y enfatizó que “en adelante, debe analizarse con cautela el ritmo al que se retiren las ayudas del gobierno para no generar afectaciones de caja y operación”.

Enero frenó todo

Desde que hubo una apertura parcial de la economía en septiembre, la actividad económica estuvo recuperándose mes a mes. De hecho, no se presentó una variación negativa mensual, justamente desde agosto del año pasado y, sin embargo, en enero cayó. Esto indica que las restricciones de movilidad definitivamente afectan la reactivación económica y que enero tuvo una ralentización debido a ello”.

Como consecuencia a esas medidas, las actividades terciarias aportaron la mayor parte de esa contracción que se vio en enero. Según el Dane, esos sectores, que pesan el 68% del aporte de valor agregado a la economía, tuvieron una contracción de 2,8% y aportaron en 2 puntos porcentuales (pps) al resultado del primer mes del año.

Si se mira más de cerca, dentro de las actividades terciarias, los sectores de comercio, transporte, alojamiento y servicios de comida fueron los que más jalonaron ese peor resultado para enero, pues presentaron una reducción de 13,1% y aportaron en 2,7 pps en toda la contracción, según el Dane. Para Fenalco, “las cifras del Dane corroboran que enero fue un mes para olvidar, totalmente perdido para el comercio”.

Por otro lado, las actividades secundarias, compuestas por la construcción y la industria manufacturera y pesan el 19% del valor agregado de la economía, presentaron un descenso en enero, pues cayeron 9,8% y aportaron en 1,6 pps al resultado general.

Las actividades primarias, compuestas por la agricultura y la explotación de minas y canteras y que pesan 13% en la economía, también mostraron resultados en rojo, con una reducción para ese mes de 7,9% frente a un dato de recuperación de diciembre de -4,1%. Con eso, la contribución de esos sectores al dato total fue de 1 punto porcentual.

Para ese mes, de acuerdo con el Dane, las únicas de las 12 actividades que mostraron resultados en verde fueron las financieras y de seguros, que han tenido buenos resultados en casi todos los meses desde que comenzó la pandemia; seguidos de las inmobiliarias y la administración pública, educación y salud.

Centros de estudios como Anif han alertado en varias ocasiones que el país no puede permitir que se acuda a políticas restrictivas como una medida para contener la pandemia, debido al efecto que éste trae sobre la recuperación y la actividad económica. Se deben superar definitivamente las cuarentenas estrictas”.

Los tres principales retos para el crecimiento en 2021

Adaptación: Cuando las organizaciones son más resilientes, empiezan a desarrollar capacidades adaptativas, que se materializan en la posibilidad de responder de forma rápida a las transformaciones en el mercado.

Desempeño: Si bien el mejoramiento en el desempeño era algo en el que ya trabajaban las empresas desde antes de la pandemia, al cambiar las reglas de juego (teletrabajo, restricciones de movilidad para contactar clientes, nuevos horarios) y aumentar la competencia, el esquema también cambió. Es necesario que los indicadores para medir el desempeño también evolucionen y cada uno de los miembros de la organización sea responsable de objetivos específicos.

Transformación: Si bien la tan nombrada reinvención deja muchos vacíos sobre cómo llevarla a cabo, en términos de transformación lo que se busca es un cambio de mentalidad en las empresas para que tomen decisiones acertadas.