Diario del Huila

La ventana rota

Jun 30, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 La ventana rota

Por: Alain Perdomo Herrera

¿Han escuchado acerca de la teoría de la ventana rota?, yo creo que sí. Se han escrito muchos artículos, ensayos y hasta investigaciones muy profundas sobre esta teoría; sería antagónico dar el crédito a un autor en especial, pues no se ha determinado quién es su verdadero autor o si, por el contrario, los argumentos que cada uno expone son lo más parecido a la realidad.

Esta teoría fue utilizada en la ciudad de Nueva York a mediados de los 80, período durante el cual se realizó una campaña que duró más de 10 años la cual se enfocó en remover los grafitis de todos los vagones del metro subterráneo, basta decir que, con esta campaña apoyada con otras medidas de seguridad complementarias se logró reducir en un 70% la actividad criminal en el área del metro y de la ciudad. Los criminólogos James Wilson y George Kelling acertaron al decir que el crimen es una consecuencia del desorden. Si una ventana es rota y no es reparada, los transeúntes de la zona concluirán que a nadie le interesa; en corto tiempo se darán más ventanas rotas hasta que la sensación de anarquía se apodere del lugar.     

Si una persona pasa varias veces frente a una ventana que está rota y nota que no se ha hecho nada para repararla, el subconsciente interpreta esto como un mensaje que dice que no importa el orden ni las reglas en este lugar; de lo contrario, si la ventana ya hubiere sido reparada, si alguien ya se hubiere tomado la molestia de repararla, la apreciación y el sentimiento del transeúnte serían otros.

Citada teoría nos dice, que uno de los factores más relacionados con la criminalidad es epidémico y está directamente vinculado con el entorno de una ciudad, su limpieza, su administración y ambiente en general.

¿Cómo puede ser que el entorno, la limpieza y la buena administración de una ciudad determinen en el individuo ser proclive al delito?. En realidad, es algo bastante obvio y todo se desprende de aquello como una premisa, y decir que, los delincuentes se sienten bastante más seguros de no ser capturados en ambientes descuidados y sucios; después de todo, por qué habría alguien para atraparme si nadie se preocupa siquiera por la limpieza de la ciudad o tapar los huecos de las calles?, estos ambientes no solo dan seguridad a los malhechores ya existentes, sino que incitan a personas que nunca han mostrado este tipo de comportamiento, a cometerlo.

Este proceder se incrementa en cuanto a la gravedad de los delitos, conforme el descuido y la suciedad estos se incrementan. Con los índices de criminalidad ya alcanzados en Colombia es de vital importancia que dirijamos nuestra atención a las pequeñas cosas que vemos todos los días, como es el caos en la movilidad derivada del mal estado de las calles, la intolerancia de las personas y en general todo tipo de actividad contraria a las buenas costumbres.

Como ciudadanos responsables, debemos crear la conciencia de que este tipo de actividades tan solo muestran la indiferencia de las personas y que generan mensajes de despreocupación y son incubadoras de malos comportamientos. Si no me importa bloquearle el paso a alguien, seguramente tampoco me importará que lo asalten.

Así que empecemos desde lo más pequeño, mantengamos limpia nuestra ciudad, señor Alcalde sea eficiente en el arreglo de la malla vial, mostremos respeto y afinidad en todas nuestras acciones con nuestros conciudadanos.

A modo de reflexión. ¿Será que en el municipio de Neiva encontramos también ventanas rotas?…

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto