Un hombre de 57 años quien en toda su vida se dedicó a servirle a los demás hoy se encuentra en una crítica situación debido al covid-19, pues como lo ha manifestado su familia quedó en estado vegetativo y pide colaboración a quienes en algún momento él ayudó.

Diario del Huila, Crónica

Por Catalina Durán Vásquez

Jaime Humberto Ramírez nació en Cúcuta, Norte de Santander, desde muy niño se trasladó al departamento de Antioquia con su familia a la ciudad de Medellín, allí crece y decide después de algunos intentos fallidos en otras diciplinas estudiar Nutrición en la Universidad De Antioquia de la cual es egresado. Su primer trabajo lo consigue muy lejos de casa en el departamento del Putumayo en un pequeño pueblo llamado Orito donde sus planes era estar alrededor de 6 meses, lo suficiente para adquirir  ‘cancha’ en su quehacer como el mismo decía, esos planes cambiaron cuando conoció a su actual esposa María Guerrero con la cual contrajo matrimonio dos años después de iniciar el noviazgo en esta localidad del sur de Colombia y que del fruto de esa unión surgieron dos hijos, Angie Melissa Ramirez de 22 años actualmente enfermera de la Secretaria de salud de Neiva y Juan Pablo Ramirez de 16 años estudiante de bachillerato.

Después de vivir en Orito y luego por asuntos familiares en Medellín por un largo tiempo la familia decide emprender rumbo al Huila en busca de mejores oportunidades laborales para él y su esposa, llegando así al departamento en el año 2008 al municipio de Pitalito donde vivieron un año y luego se trasladaron para Neiva donde actualmente residen.

Desde su llegada Jaime trabajo con los diferentes programas alimentarios en las poblaciones vulnerables como niños y abuelos dando a conocer poco a poco su nombre y dejando sus semillas en las personas con las que comparte sus labores, estas mismas que lo definen como alguien empático, carismático, mamagallista y muy colaborador.

Jaime quedo en estado vegetativo a raíz del covid-19.
Jaime quedo en estado vegetativo a raíz del covid-19.

Inició a laborar con la alcaldía de Neiva hace ya más de 8 años en donde ha pasado por diferentes programas sociales y dependencias como contratista, siempre dejando su huella en todo lo que hace y con todos lo que comparte, en busca de mayores ingresos para su familia  contaba con diversos trabajos en municipios del departamento como Tello, Santa María, San Andrés, entre otros, en los que había trabajado o trabajaba actualmente, además; de desempeñarse como nutricionista en algunos CDI de la mano del ICBF. Todo esto en busca de mejores ingresos para su hogar, para darles educación a sus hijos, sacar adelante el negocio de su esposa la cual es confeccionista, saldar deudas del pasado y con la meta de conseguir una casa propia en donde vivir tranquilo él y su familia.

Llegó lo inesperado

Todo esto nos lleva a contar el tramo mas reciente de la historia del señor Jaime que hasta el mes de octubre era ese hombre lleno de vida, más fuerte que un roble, trabajador y recochero como lo describe su familia; el día 16 de octubre del presente año Jaime comienza a presentar sintomatología asociada a gripa por lo que en el contexto de la situación actual decide realizarse la prueba para covid 19, su hija Melissa Ramírez al tener la facilidad de acceder antes a esta prueba y en busca de salir de dudas ya que por contacto de su papá que no dejo de trabajar ni se dedicaba al “home office” debido a la naturaleza de su trabajo, ella y la demás familia podrían estar contagiados; se realiza la prueba el día 17 de octubre dando positiva ante lo cual todo el núcleo familiar se da por positivo e inicia su aislamiento y cuidados en casa; a la EPS de la familia: Medimás, se le solicita las pruebas en el domicilio las cuales al pasar de los días no son tomadas.

“Mi papá al cursar 10 días de síntomas leves los cuales consistían en malestar, alteraciones gastrointestinales, dolor articular, debilidad y después del día 7 episodios de fiebre mayor a 39°C, cabe recalcar que nunca dejo de trabajar desde su casa además de que por cuestiones ineludibles salió de su aislamiento en diferentes ocasiones para acudir a compromisos dentro y fuera de la ciudad que no se pudieron posponer y que por no tener prueba que avalara su estado no fue posible no asistir”, narró su hija Melissa.

Covid y sus secuelas

El pasado 26 de octubre de 2020 el estado de salud del señor Jaime empeoró de un momento a otro viendo comprometida su parte respiratoria y con la fiebre bastante alta por lo que decide en compañía de su hija asistir al hospital universitario para que le realicen pruebas y le envíen medicamentos, al llegar él y su hija se dan cuenta que el problema es mucho mas grave de lo que se veía físicamente; Jaime había trabajado, hecho ejercicio y realizado sus caminatas hasta ese domingo en la tarde; pero al llegar al hospital los RX mostraron que el covid tenía ya comprometido alrededor el 50% de sus pulmones y que si no se trataba rápido el desenlace podría ser fatal.

De inmediato lo internaron en el pabellón de cuidados intermedios para covid en el cual le realizaron todo el tratamiento recomendado, oxigeno, terapia de pronación, terapia farmacológica y demás cuidados que requería. Su familia no lo podía ver en este sitio por lo cual él se comunicaba vía whatsapp cada que podía para darles a conocer su situación, su hija lo había visto por ultima vez esa mañana cuando lo llevaron en medio de señoras desinfectando, una cápsula que no dejaba ver mucho y alrededor de 4 enfermeras desde urgencias hacia hospitalización y entre lagrimas ambos se dijeron que se verían pronto y que cualquier cosa se llamaban para estar avisando como iban.

“Paso un día y nosotros seguíamos con muy pocas noticias, el cada momento escribía menos y menos y la desesperación iba en aumento por no saber que estaba ocurriendo, según nos enteramos después la situación de mi papá empeoró rápidamente, no estaba respondiendo a los tratamientos por lo que se comenzó a sospechar la opción de pasar a la intubación y ventilación mecánica para darle a sus pulmones el descanso y el oxígeno que necesitaban para recuperarse; la opción fue hablada con mi papá los cuales al escuchar que era la mejor opción y consultarlo con diferentes médicos decidimos que era lo mejor”, relata su hija.

Su hija pudo verlo antes de la realización del procedimiento y ya después de trasladado a la unidad de cuidados intensivos, ese fue el último momento hasta el día de hoy en que pudo ver a su papa consciente, hablando y orientado; estaba muy debilitado y le costaba hablar debido a la falta de oxigeno pero en medio de esto pudo darle instrucciones de cosas básicas como a quien llamar para avisar de su trabajo o mensajes para su esposa e hijo además de prometerse mutuamente que todo iba a salir bien, que él iba a luchar mucho y que ellos iban a estar bien y esperándolo afuera para seguir con sus vidas y sus planes, en medio de lágrimas, besos en la frente y abrazos demasiado fuertes su hija tuvo que dejarlo ahí solo, con un miedo y ansiedad.

Los días siguientes la familia estuvo día a día a la espera de la llamada diaria para informar el estado de salud de Jaime, las noticias siempre fueron buenas “va mejorando” “los laboratorios están mejor” “esta respondiendo bien al tratamiento” “no ha tenido complicación”, lo único alarmante fue la llamada del día 5 en donde el medico comentaba que el señor Jaime había tenido a eso de las 6:10 am un paro cardiorrespiratorio durante el proceso de cambiarlo de posición; el medico no dio mucha importancia a esto y siguió recalcando que el señor Jaime estaba mejor de sus pulmones y que su corazón estaba bien.

Su hija pudo entrar a verlo dos veces durante su estadía en uci, una a los 8 días y otra a los 15 antes de salir de esta misma; Jaime estuvo un total de 18 días en UCI 15 días Intubado y 3 de recuperación después de la traqueotomía.

“Según nos comunicaban los médicos este es el tiempo “mínimo” para el manejo de la neumonía por covid por lo que estábamos felices, pensábamos que mi papá había vencido esto en el menor tiempo posible, siempre con buenas noticias y siempre echando para delante. Las semanas habían sido largas y angustiosas pero por fin cuando iba a recoger a mi papá y lo iba a poder acompañar a piso donde esperaba estar con él en el día y acompañarlo en su rehabilitación, me lleve una gran sorpresa”, relató.

Cuando lo vio saliendo de la UCI el panorama no era tan bueno como se lo habían pintado o ella misma se había imaginado, su papá estaba muy inestable, dormido, no respondía a ningún tipo de estímulo; era como tenerlo sedado pero sin medicamentos, su respiración era torpe y agitada y su aspecto físico muy lamentable.

¿Por qué no está despierto? ¿Por qué no abre los ojos? ¿Cuántos días lleva sin sedación? ¿Ya debería estar despierto, no?; fue ahí cuando se entero de dos cosas: una que su papa llevaba ya mas de 5 días sin sedación y no había respondido nada al proceso de despertar y dos que sospechaban que su cerebro estaba muy afectado por el paro, el covid y la neumonía, además; de enterarse de un encefalograma no muy esperanzador que le habían tomado unos días antes de salir de UCI.

Drama familiar

El diagnostico de neurología es que Jaime tiene una encefalopatía hipóxico isquémica el tiempo mínimo para saber que tantas secuelas va a tener de por vida son de 6 meses a 1 año, el sigue hospitalizado en quinto piso del hospital a la espera de que Medimás le autorice el oxígeno domiciliario para poder llevarlo a la casa a seguir con su rehabilitación y sus cuidados, aun no responde a los estímulos y se encuentra en un estado por así decirlo vegetativo del cual se espera mejore con la rehabilitación.

“En estos momentos el necesita muchas cosas para estar cómodo en su casa como su espacio higiénico, ambiente fresco debido al clima de Neiva, camilla hospitalaria, cuidados de enfermería las 24 horas del día y los insumos para que su parte respiratoria siga mejorando: oxigeno, aspirador, succionador, insumos para aspiración de vías áreas, medicación, nutrición e implementos de aseo como pañales, pañitos, cremas, cojines etc., además; apoyo profesional con su neurorehabilitación pues ya se han hecho averiguaciones para inicio de terapias con una profesional fisioterapeuta especialista en neurorehabilitación lo cual es costoso y no va a ser un proceso corto”

Además, de los problemas ya expuestos se suma que el era el sustento económico de su familia, su hija recién graduada recién comienza su vida laboral y se encuentra trabajando por prestación de servicios con la alcaldía con contrato hasta el 31 de diciembre y su esposa es independiente con su taller de costura en casa ahora sin movimiento por el tiempo que le dedica a cuidar de Jaime en el hospital, la familia no cuenta con casa propia lo cual complica la estadía de Jaime en un solo lugar.

“Por eso es indispensable la agilidad de la EPS para las autorizaciones de los implementos y sacarlo del hospital porque estamos expuestos todos a infecciones y complicaciones, igualmente necesitamos apoyo económico con la rehabilitación profesional y los insumos médicos que no cubre la EPS; mi papá ha trabajado tanto por la salud y nutrición de los niños niñas adolescentes y abuelos de esta ciudad además de servir como servidor público por tantos años que ahora necesita de cada una de las instituciones con la mano en el corazón le aporte su grano de arena en su recuperación y sustento”, concluyó.