DIARIO DEL HUILA, CRÓNICA

Catalina Durán Vásquez

Cuando el mundo habla de Noche Buena se refiere a la noche de Navidad, pero en el departamento del Huila, al sur de Colombia, es sinónimo del más exquisito postre navideño.

Esta es una receta originaria del Huila y poco a poco ha ido ingresando a la gastronomía nacional, solo aquel que ha vivido en este departamento sabe lo que significa un buen plato de Nochebuena.

Lina Fernanda González, desde muy pequeña aprendió a realizar este exquisito dulce, pues su señora madre todos los años realizaba la noche buena para la época de Navidad, fue ahí cuando ella aprendió a hacerlo.

Lina el resto de los meses trabaja como vendedora ambulante en Algeciras.

Lina el resto de los meses trabaja como vendedora ambulante en Algeciras.

“Yo salía acompañar a mi mamá a vender el dulce de Nochebuena, salíamos con un canasto por la galería y por las calles de Neiva, y ya desde hace 20 años yo trabajo como independiente. Gracias a lo que le aprendí a mi mamá también decidí dedicarme a esto”, sostuvo Lina.

A pesar de la crisis que se vive por la pandemia del covid-19, las ventas han estado muy buenas durante estos días, así lo dio a conocer Lina, quien desde el pasado 16 de diciembre se encuentra ubicada en la Plaza Cívica en el tradicional Festival de la Nochebuena.

“Lo que más tiene trabajo es en el tema del limón, nosotros desde principios de noviembre empezamos a cocinarlo, sacándole el amargo, desaguándolo hasta que quede bien para el consumo”, manifestó.

Esta es una receta originaria del Huila y poco a poco ha ido ingresando a la gastronomía nacional.

Esta es una receta originaria del Huila y poco a poco ha ido ingresando a la gastronomía nacional.

Ella realiza cada tres o cuatro días en una olla grande el tradicional dulce, cuando las ventas están muy buenas esa misma olla se le acaba en uno o dos días.

“Nosotros hacemos una ollada para varios días, cuando están buenas las ventas el melado se vende rápido y desde que este bien melado no se daña y puede durar varios días”, indicó Lina.

Lina vive en el municipio de Algeciras desde hace cuatro años, sin embargo, todos los años para la temporada de San Pedro y fin de año ella se viene para Neiva a comercializar este dulce tan apetecido por los opitas.

Uno de los platos predilectos por los huilenses en las fiestas de Navidad es el Dulce de Nochebuena.

Uno de los platos predilectos por los huilenses en las fiestas de Navidad es el Dulce de Nochebuena.

El dulce de Nochebuena huilense consta de limones, papayas verdes, brevas, higuillos, natilla, queso, buñuelos y pan mojado. Es una tradición heredada por las abuelas quienes hacían la preparación en utensilios de cobre que aún se utilizan para la elaboración.  El dulce lo repartían entre los vecinos como gratitud y amistad; en la actualidad, aunque también es tradicional que se prepare en casa, se ha convertido en una labor comercial que se hace con las técnicas ancestrales.

Los preparativos para lograr un buen plato son de varios meses y varios procesos en cada una de las frutas que finalmente se sirven meladas en azúcar o panela.

Sin descanso

Lina el resto de los meses trabaja como vendedora ambulante en Algeciras, las personas ya la conocen y cuando necesitan en cualquier mes del año de este tradicional dulce le dicen a ella y realiza por encargos, además de esto, también hace almojábanas, envueltos y el tradicional asado huilense.

La familia de Lina está conformada por cinco hijos y tres nietos, los cuales dependen en gran parte económicamente de ella. Sus hijas también le ayudan con las preparaciones de este tradicional dulce.

Festival de la nochebuena

Con el fin de continuar reactivando la economía en la capital huilense, mujeres cabezas de hogar de población vulnerable participan en el Festival de la Nochebuena.

“Se están beneficiando más de 60 familias. Este año por la pandemia el festival se dividió en tres: en la Plaza Cívica, en el barrio Gualanday y en el Parque Leesburg” aseguró Jeison Tique, Organizador del Festival de la Noche Buena.

En la versión XVIII que se realiza este año, se instalaron 25 carpas en la Plaza Cívica, 5 en la carrera 16 con 38 en el barrio Gualanday, y una carpa en el Parque Leesburg, para evitar las aglomeraciones y llegar con el producto a más lugares de la ciudad.

La iniciativa del Festival surgió con el fin de organizar a las mujeres que se dedican a la preparación y comercialización del tradicional dulce. “Las mamitas que trabajaban con la noche buena lo hacían en unos canastos en bolsas plásticas y a las dos horas estaban esos paquetes soplados. Hoy en día ellas hacen el curso de Manipulación de Alimentos, y se vienen desde octubre preparando para éste gran festival” manifestó el Organizador del Festival de la Noche Buena.

Antes las mujeres emprendedoras se ganaban 300 mil pesos durante la temporada, hoy en día sus ventas superan los 2 millones de pesos. El Festival se llevará a cabo hasta el 31 de diciembre, sin embargo, en el Parque Leesburg estarán hasta el 6 de enero del 2021.

Preparación:

Para las frutas:

  1. Partir el limón por la mitad. Con una cuchara, sacar la pulpa y las semillas hasta que quede solo el casco.
  2. Llevar los cascos a una olla y, con suficiente agua, ponerlos a hervir.
  3. Dejarlos un minuto más después de que hierva. Sacarlos, cambiar el agua y ponerlos a hervir, nuevamente. Este proceso debe hacerse cinco veces para que bote el amargor completamente. Poner a reposar.
  4. Lavar las brevas, cortar el tallo, si es necesario, y hacer una X pequeña al otro extremo para que entre el dulce del almíbar.
  5. Limpiar las guayabas, cortarlas por la mitad y quitar solo las semillas.
  6. Quitar la cáscara y las semillas a la papayuela.

Para el almíbar:

  1. Poner a hervir el agua y el azúcar con la canela y el anís estrellado y dejar hasta que hierva.
  2. Luego, agregar las brevas y las cáscaras de limón. Dejar cocinar durante media hora.
  3. Después, agregar las guayabas y la papayuela. Cocinarlas durante 25 minutos más, con toda la preparación.
  4. Apagar y conservar durante el tiempo que se desee en un recipiente hermético. Se mantiene hasta por dos meses.
  5. Servir las frutas con el almíbar, el queso cortado en cuadros, las almojábanas, las achiras y los buñuelos. La idea es que todo absorba el dulce y se disfruten los tres sabores en un solo plato.

Tips: 

  1. El almíbar debe probarse con regularidad, para calcular el dulce que se desea.
  2. Además de la breva, la papayuela y el limón, puede adicionarse otra fruta, si permite conservarse.
  3. El anís estrellado aromatiza y da sabor. Tradicionalmente, en esta receta solo se usa el clavo y la canela.