Por: Samuel Gutiérrez

El domingo trece de marzo del 2022 serán las elecciones legislativas en Colombia. En medio de una pandemia que ha dejado estragos económicos y ha puesto en jaque nuestro sistema de salud, no cabe duda que el ambiente está enrarecido, mucho más por estos días cuando las manifestaciones en las calles expresan un total rechazo a la mayoría de dirigentes de la política nacional.

El departamento del Huila que cuenta actualmente con cuatro representantes a la Cámara y cuatro senadores, está expectante a ver quiénes salen al ruedo, quienes quieren repetir, pero sobre todo buscan gente nueva, distinta a quienes hoy nos dirigen, pues el hastío por quienes están inmersos en el mundo político es enorme.

Varios quieren repetir, otros quieren llegar por primera vez, y algunos piensan dar el salto de Cámara a Senado. Acá les cuento de algunos: por los lados del partido Liberal es casi seguro que el Senador riverense Rodrigo Villalba no vuelve al senado, la tarea difícil es quien de verdad lo pueda reemplazar, no dejó heredero y eso le pasará factura, aunque se podría pensar que la Representante Flora Perdomo podría ser la indicada, sería casi un suicidio, puede que tenga el apoyo en el departamento pero a nivel nacional es casi nula su existencia en el mapa político, por si fuera poco si desea repetir Cámara la tiene muy difícil, se debe enfrentar al Abogado Víctor Andrés Tovar, un joven carismático que no tiene el desgaste de la congresista campoalegruna, cuenta con el respaldo político del Alcalde de Neiva Gorky Muñoz que según las encuestas es el segundo mejor del país. No cabe duda será una furia de titanes, Flora está realmente en problemas y deberá apostar fuertemente a la base liberal y el apoyo del desaparecido gobernador Dussán. Enfrente está la popularidad de Gorky, más la imagen nueva y fresca de Tovar, cualidades que la gente está pidiendo. Ésta sin duda será una carrera intensa y apasionada por esa curul.

Por los lados del partido Conservador el panorama no está tan claro, Pipe Lozada dice que querer ir a la gobernación pero aún no define, Tito Murcia está en la tarea generando opinión y visitando a sus amigos, José Eustasio Rivera con su carisma y tono de voz pausado, le apuesta a las redes sociales y dirigentes conocidos para hacer sonar su nombre como una opción en la colectividad azul. Sobre la senadora Esperanza Andrade, hoy ella es la vocera de su colectividad en el congreso, pero su gestión en favor de los huilenses realmente no se percibe.

Por los lados del Centro Democrático se cree y espera que el ególatra senador Macías no aspire más al Senado y que sea el Ex representante Álvaro Hernán Prada que del salto e intente quedarse con esa curul. Prada está recorriendo el país y el departamento, además, goza de un reconocimiento nacional por su amistad y cercanía con el expresidente Uribe. Por los lados de la Cámara de Representantes, a la diputada Tatiana Méndez le están pidiendo en sus recorridos por el departamento que aspire, ella solo guarda silencio, Alexandra Toro está en la tarea pero pareciera la estuvieran obligando, no se le ven las ganas, se pensó que Cielo Ortiz iría pero no define aún.

En Cambio Radical irá Carlos Julio González al Senado, Lara no va más y está intentando armar partido buscando aspirar a la presidencia de la República. Julio César Triana está en aprietos para repetir y deberá competir con el papá de la diputada Karol Ortigoza.

Por los lados de la izquierda y sectores alternativos, en el Senado no tienen una imagen clara a nivel departamental, en la Cámara al parecer Juan Felipe Molano que ahora está en esas toldas liderará el asunto. Por los lados del partido Verde le están pidiendo al diputado Acuña que se atreva.

En política nada está escrito, eso está claro, será una campaña difícil donde al inicio no se podrán realizar grandes manifestaciones públicas, las redes sociales jugarán un papel fundamental y las exigencias de propuestas claras de desarrollo en pro del departamento estarán en la mesa. Los huilenses estaremos atentos en elegir a quienes en verdad quieran trabajar fuertemente por este departamento que hoy no tiene en Bogotá una bancada unida y fuerte, más bien pasiva y poco laboriosa.