Por: Luis Alfonso Albarracín Palomino

[email protected]

Hay que destacar la gestión que ha venido desarrollando el Secretario de Educación Departamental Luis Alfredo Ortíz Tovar, por los resultados que obtuvo durante la vigencia anterior. A pesar de las limitaciones provocadas por la pandemia del Covid-19, que obligó a toda la sociedad colombiana a cambiar de paradigma, asumiendo nuevos estilos de la vida moderna, para continuar con el quehacer cotidiano. Pero el manejo de la educación se ha vuelto muy complejo, dadas las limitaciones que presentan los actores para el desarrollo normal de las clases a distancia.

Lo anterior no ha sido óbice, para que la educación en nuestro departamento haya sido exaltada como una de las mejores del país, por el Ministerio de Educación Nacional. El apoyo gubernamental para lograr articular estos procesos y que la deserción fuera inferior a la presentada en otras regiones del país, han permitido que se mejore la calidad de la educación en la mayoría de las instituciones educativas del Huila.

Uno de los retos grandes que tiene esta cartera, es mantener la permanencia de los estudiantes en el sistema educativo, mientras se mantiene la emergencia sanitaria del coronavirus, dada la alta complejidad que estamos viviendo. Los mecanismos online (La radio, televisión, cartillas, textos, guías, entre otros) han permitido que el 75% de los 124.500 estudiantes que posee el departamento (se exceptúan Neiva y Pitalito) hayan podido cumplir con sus labores académicas. Igualmente hay destacar la actitud positiva de directivos, docentes, padres de familia y estudiantes que permitieron llegar a los lugares más alejados del territorio huilense, para continuar y terminar el año escolar.

Solamente el 25%, lograron utilizar mecanismos tecnológicos, mediante la interacción con las diferentes plataformas virtuales. El impulso de las nuevas tecnologías en la informática y las comunicaciones, están generando un aspecto cambiante en la dinámica productiva de los países y que, en medio de la crisis, propiciada por la propagación exponencial de la pandemia del coronavirus, convirtiéndose en el principal medio de interacción, entre todos los diferentes agentes económicos de nuestro territorio.

El teletrabajo, la educación virtual, las redes sociales y las diferentes herramientas entre otros, que nos ofrece el ciberespacio, se constituyen en los principales instrumentos de interacción social para cumplir con los compromisos que tradicionalmente hemos venido desarrollando en nuestra rutina diaria. Este es el gran reto que presenta la educación para el presente año.

Actualmente, las instituciones educativas y de educación superior, están utilizando las distintas plataformas virtuales para continuar con sus clases. El Covid19, nos exige a ser más creativos e innovadores para cumplir con sus responsabilidades misionales.

Mientras se mantenga creciente la expansión de contagios del Covid-19 en el país, será muy difícil que se cristalice el anuncio del gobierno nacional de autorizar el regreso a clases de niños, que se encuentran confinados desde hace más de hace 10 meses en sus hogares. Si sigue la pandemia, la educación en Colombia no podrá funcionar como lo hacía antes de la llegada del coronavirus.