Mientras entrenaba para una competencia, Julián Esteban Gómez fue arrollado por una tractomula, en la vía Zipaquirá Cajicá. El ciclista de tan solo 13 años de edad, se le conoció, a través de varias imágenes, al llorar de alegría por el triunfo de su ídolo Egan Bernal, en el Tour de Francia de 2019.

Es así, que los colombianos conocieron al pequeño Julián cuando derramó varias lágrimas tras la victoria del ciclista Egan. “Es (Egan) como un ídolo para mí, para hacer este deporte tan bonito. Quiero estar en el Tour de Francia”, dijo el niño, de 13 años, el 7 de agosto de 2019 en el recibimiento de Bernal en la plaza central de Zipaquirá.

Accidente

Según versiones oficiales, el menor se movilizaba junto con un grupo de ciclistas a la altura del sector conocido como Mana, sitio en donde habría perdido la estabilidad situación que lo llevó a caer a en la vía. Justo detrás suyo, y muy cerca, transitaba el pesado vehículo que lo arrolló.

La Policía de Tránsito y Transporte de Cundinamarca, que llegó a la zona a atender el hecho, confirmó que, lastimosamente, el menor no se estaba movilizando por el ‘bici-carril’, que está justo a un lado de la calle donde ocurrió el accidente.

Julián Esteban Gómez hacía parte del equipo de ciclismo de Zipaquirá, dirigido por Fabio Rodríguez, quien lamentó el hecho en sus redes sociales.

 

*Información del medio El Heraldo.