El procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, reveló que dichos dineros recuperados son el equivalente a una reforma tributaria, evitando hechos de corrupción en el país. 

Al conmemorar el día  internacional de la lucha contra la corrupción, el Procurador destacó que mediante la suspensión o términos de  contratos, que iban ha terminar en hechos y actos de corrupción,  se ahorraron más de 4.5 billones de pesos. 

Por vía de acciones judiciales como el caso de la multinacional brasilera Odebrecht conseguimos que se le pusiera una sanción de indemnización de más de $ 800.000 millones, es decir casi un billón de pesos”, agregó.

Igualmente señaló que en la época de la pandemia por la covid-19,  se han recuperado hasta el momento cerca de 4 billones de pesos que habían sido destinados para la compra de elementos y maquinaria para enfrentar  la pandemia y que algunos gobernadores y alcaldes desviaron. 

El funcionario consideró que gracias a las herramientas con las que cuenta actualmente la Procuraduría,  se pudo poner la lupa y el bisturí para evitar que se consumarán esos actos de corrupción.

“Lo que nos puede faltar para el próximo año no sólo desde el punto de vista normativo, sino desde el punto de vista cultural,  es el fortalecimiento de las  instituciones públicas y privadas que no toleren este tipo de conductas que deben quedar en el pasado”, indicó el procurador Carrillo.

Concluyó que “más del 50 % de las acciones de la Procuraduría en materia de corrupción, han sido el resultado de más de 100 audiencias ciudadanas anticorrupción, que se han realizado durante los últimos años y que permitieron quitar el velo a quiénes permitieron ese cáncer”.