DIARIO DEL HUILA, INFORME

Infobae

Además del informe ‘Así van las cosas’, que dibuja un panorama preliminar sobre cómo estuvo en contexto de seguridad para la población LGBT durante 2020, la organización Colombia Diversa también presentó este año el reporte ‘Más que cifras’, que ofrece una visión más amplia sobre la situación en derechos humanos de dicha comunidad durante los últimos seis años, con especial enfoque en 2019.

En el mismo, la organización señaló que “a pesar del camino recorrido desde los disturbios de Stonewall y desde la fundación de Colombia Diversa, es necesario seguir trabajando para garantizar que las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans vivan una vida libre de violencias motivadas por su orientación sexual o identidad de género”.

Argumento que se sustenta en que, sólo entre 2018 y 2020 se registraron en el país al menos 764 personas LGBT violentadas. De esa cifra se desprenden tres factores claves: homicidios, violencia policial y amenazas; siendo el primero uno de los más preocupantes con 75 casos identificados durante el año pasado y 106 que ocurrieron en 2019. La cifra para el periodo inmediatamente anterior da cuenta de otros 109 casos.

Las cifras aumentan, claro, si se revisan los casos de los tres años anteriores, donde se habla de 110 víctimas de asesinatos en 2017; 112 en 2016 e igual número en 2015, lo que deja el saldo de los últimos seis años en un total de 624 personas LGBT muertas durante la segunda mitad de la década pasada.

Luego está la violencia policial, que dejó 78 víctimas en 2018, 83 en 2019 y 27 en 2020, para 188 denuncias en lo corrido de los últimos tres años. “En cuanto al abuso ejercido por agentes policiales, el estudio muestra un aumento del número de víctimas de violencia policial a lo largo de los últimos seis años, que en 2020 alcanzaron los 477”, agregó la organización, que señala que los patrones más comunes tienen que ver con persecución a mujeres trans que ejercen el trabajo sexual, habitantes de calle, migrantes venezolanas y parejas del mismo sexo que demuestran su afecto en público.

Por último, están las amenazas, que pasaron de 24 en 2020 a 107 en 2019 y a 129 en 2018, con lo que se puede hablar de un total de 260 hechos de agresión y hostigamiento, usualmente contra líderes sociales de la comunidad que, según dijo María Camila Arias, abogada de Colombia Diversa, al diario El Espectador, responden a un triple riesgo.

“Primero, por tener una identidad de género u orientación sexual diversa; segundo, por ejercer labores de defensa de derechos humanos; y, tercero, por defender los derechos de una población históricamente discriminada, labor que no es muy valorada socialmente en los contextos en los que realizan su trabajo”, explicó.

Para 2018 se habla de 60 homicidios investigados de los cuales 6 obtuvieron sentencia condenatoria; 14 casos de violencia policial y 52 amenazas.

Para 2018 se habla de 60 homicidios investigados de los cuales 6 obtuvieron sentencia condenatoria; 14 casos de violencia policial y 52 amenazas.

Al segregar sólo por defensores de derechos humanos que pertenecen a la comunidad LGBT, la abogada, que también es una de las autoras del informe, demostró al diario colombiano que las cifras no están tan separadas entre sí:

Finalmente, el reporte señaló que, a nivel de 2019 solo 62 homicidios pasaron a alguna fase investigativa por parte de las autoridades, con 26 de ellos terminando en fallo absolutorio. También hay procesos por 30 amenazas y 21 casos de violencia policial. Para 2018 se habla de 60 homicidios investigados de los cuales 6 obtuvieron sentencia condenatoria; 14 casos de violencia policial y 52 amenazas.

Aunque las cifras para 2020 parecieran caer en todos los rubros, el coordinador de Derechos Humanos de Colombia Diversa, Gustavo Pérez, dijo a El Tiempo que la pandemia y su consecuente cuarentena exacerbaron la violencia contra la comunidad, “porque muchas personas tuvieron que quedarse confinadas en espacios no seguros como, muchas veces, sus familias”.