Diana Zulay Caballero Ruales de 34 años, ecuatoriana residente en el municipio de Pitalito, perdió la vida luego de someterse a un procedimiento estético en la ciudad de Neiva.

Diario del Huila – Neiva

Por: Juan Manuel Macias Medina

La madre de dos pequeñas se desplazó desde el municipio de Pitalito, donde residía, hasta la ciudad de Neiva para realizarse un procedimiento estético con el que pretendía mejorar su imagen. Para su esposo, Jhon Fredy Grisales, el procedimiento que se realizaría Diana Zulay Caballero no era tan complicado, pues la salida de su esposa se la darían el mismo día.

De acuerdo con esposo de la víctima, la mujer ya se había realizado hace dos años varias cirugías estéticas para mejorar su imagen con el médico-cirujano Juan Pablo Canencio, por esta razón, decidieron que fuera él mismo quien nuevamente interviniera a la mujer de 34 años. “Ella hace dos años se hizo la liposucción, se había operado los senos y se había hecho otras cosas más con el mismo doctor que la operó la última vez”, sostuvo Grisales.

Una sobredosis de anestesia, es según, Jhon Fredy Grisales, lo que acabó con la mujer que lo acompañó durante 12 años. “Yo estoy seguro de que fue un exceso de anestesia porque ella entró a cirugía a las 9 de la mañana y salió a las 10:30; la cirugía muy bien porque era muy básica. A la una de la tarde ella no podía todavía levantar la cabeza, ya habían pasado varias horas y seguía anestesiada”, manifestó la pareja sentimental de Diana Zulay.

El confuso procedimiento

A las nueve de la mañana inició la intervención quirúrgica de Diana Zulay, quien había accedido a esta para realizarse una bichectomia y lipomarcación, intervenciones que, comparadas con las que se había realizado anteriormente, eran muy básicas. “El doctor me dijo, ahora a las cuatro de la tarde se la puede llevar, eso era algo muy mínimo, ella se realizó la bichectomia y lipomarcación y algo en el ombligo”, agregó Grisales.

Los confusos hechos en el procedimiento médico dejan a Jhon Fredy con mucho que pensar, pues según él, hay un desfase en las horas del fallecimiento y el dictamen médico de su esposa. “Hay una confusión en las horas, porque yo llegué a las 3:30 p.m. y ella ya estaba muerta. El médico me dijo que la había estado reanimando por 50 minutos, pero en el historial clínico aparece que ella murió a las 3:50, sencillamente las horas no me cuadran porque a esa hora ya ella llevaba mucho tiempo muerta”, indicó.

Un paro cardiorrespiratorio en el que Jhon Fredy Grisales no cree mucho, fue el dictamen que los galenos le dieron, sin embargo, para él “una persona que es sana no tiene porqué morirse de un paro cardiorrespiratorio”, dijo.

Además, señaló que Zulay era una mujer joven que no sufría de ninguna patología ligada a su respiración. “Yo creo que me estaban ocultando la causa de la muerte, ellos me dijeron que había muerto de un paro cardiorrespiratorio, pero a mí no me cuadra porque ella no sufría de nada, ella nunca había estado en un hospital, era una persona alentada, era una mujer a la que no tenía que haberle pasado eso”, sostuvo Grisales.

“Cuando yo llegué a la sala el doctor salió desencajado, me dijo: ‘Lo siento, lo siento, no puedo hacer nada, la perdimos, le di 50 minutos de reanimación y no pudimos, no pude hacer nada’. Él estaba asustado, estaba muy nervioso”, aseguró.

Aseguró que estaba tranquilo minutos antes de enterarse de la trágica noticia, pues ya había tenido la oportunidad de ver a su esposa en vida luego del procedimiento; no obstante, nunca imaginó que ella falleciera.

El esposo envió un mensaje a las mujeres

Tras la pérdida, el esposo de la mujer que perdió la vida en el procedimiento estético invitó a la prudencia por parte de las mujeres que desean hacerse cualquier tipo de intervención. “Yo le quiero decir a las mujeres que piensen muy bien las cosas cuando se vayan a realizar una intervención de estos, porque mire lo que puede pasar”.

“Las mujeres tienen que mirar muy bien lo que hacen porque estos sitios tienen para estas épocas muchas ofertas, y eso también puede afectar la salud de las mujeres debido a que tienen muchas operaciones y no se concentran bien en las cosas que hacen y miren, este es el resultado”, agregó Jhon Fredy.

Así mismo, el esposo de la mujer fallecida, sostuvo que errar es de humanos, sin embargo, no está de más que piensen dos veces la decisión de someterse a estos procedimientos. “A veces por la vanidad queremos vernos mejor y no tenemos en cuenta que estos cirujanos también cometen errores. El doctor Canencio es un doctor con mucha experiencia, él ha realizado cualquier cantidad de cirugías de estas, pero de un error no se escapa nadie y ahora quedo yo con mis dos niñas solas y va a ser muy difícil”, puntualizó con angustia Jhon Fredy Grisales.

Hasta el cierre de esta edición, Diario del Huila se comunicó en varias ocasiones con el cirujano y el anestesiólogo involucrados, pero no obtuvimos ninguna respuesta sobre la versión de los hechos.