Diario del Huila – enfoque

Por: Juan Manuel Macias Medina

Con desesperación, la mujer oriunda del municipio de Guadalupe pidió a las autoridades ayuda para que intervengan a su hija. El padre de la menor, según la mujer, no responde por la menor, aun sabiendo la condición en que se encuentran las tres mujeres, pues aparte de María Alejandra Fierro Morales, la madre soltera tiene otra menor por alimentar.

“El padre de la niña hizo una vida aparte y desde que nació la niña no ha querido responder, yo soy madre soltera, además de eso tengo otra bebé, entonces a mí me toca mirar como las ayudo porque no las puedo dejar abandonadas”, sostuvo Natalia Fierro Morales, madre de la menor que solicita una pronta intervención quirúrgica.

María Alejandra Fierro Morales es una menor que nació con atresia esofágica, un defecto de nacimiento que divide el esófago sin permitir que los alimentos puedan trasladarse de manera adecuada desde la boca hasta el estómago, cuestión que pone en vilo la situación de la menor y la de toda su familia, pues no cuentan con los recursos necesarios para sobrellevar la situación.

Con gran preocupación, Natalia, su madre, se ha dirigido a varios centros asistenciales del municipio de Guadalupe, en donde la han remitido a otros centros médicos del departamento para poder darle el tratamiento necesario a su hija, sin embargo, no ha sido posible que María Alejandra pueda ser intervenida.

La progenitora pidió la colaboración de la comunidad para poder alimentar y comprar los medicamentos necesarios para tratar la enfermedad de la menor.

“Ella no se puede alimentar por la boca porque nada de lo que come le llega a la boca, por eso mi hija tiene una esofagotomía, o sea un hueco en el esófago para que ella pueda comer, pero el problema de esto es que me toca alimentarla cada tres horas y toda la comida que se le da a María Alejandra debe ser Licuada para que no vaya a tener ninguna complicación”, sostuvo la madre de la menor de dos años de edad.

La familia de escasos recursos vive en la vereda Bajo Betania del municipio de Guadalupe, allí, debido a la falta de oportunidades y a la necesidad de alimentar a sus dos hijas, Natalia recoge café. “Yo no puedo dejar a mis niñas solas porque yo soy lo único que tienen, y como María Alejandra genera muchos gastos por el tema de las enfermedades y de la comida cada tres horas, entonces a mí me toca ir a coger café en algunas fincas de la vereda para poder sostenerlas”, sostuvo la madre de tan solo 19 años de edad.

Natalia Fierro, pidió no hacer los tramites tan tediosos para la intervención quirúrgica que necesita su hija.

Natalia Fierro, pidió no hacer los tramites tan tediosos para la intervención quirúrgica que necesita su hija.

La menor no solo tiene dificultad para comer

María Alejandra, además del problema que le impide alimentarse de manera normal, tiene un problema en uno de sus riñones que no permite su debido desarrollo. El riñón multiquístico, como ha sido definida la enfermedad que afecta el crecimiento de la menor, es un trastorno severo que se caracteriza por la aparición de múltiples quistes de diversos tamaños e irregulares y que resulta de malformaciones durante el desarrollo fetal del riñón.

“Uno tiene que estar muy pendiente de la comida de la niña, porque aparte de que toca licuarla por el problema del esófago, también toca estar pendiente de lo que come, todo bajo de sal y estar pendiente de darle mucha agua porque puede perder el otro riñón, pues este tiene quistes y en el derecho se puede ver afectado por la enfermedad”, dijo la progenitora.

Los profesionales de la salud, le han manifestado a la madre de la menor, que su hija también tiene hidrocefalia, sin embargo, debido a la falta de recursos, no se ha podido determinar si la infante también tiene esta condición. “Yo he ido a varios hospitales, los médicos me dicen que la niña tiene también hidrocefalia, pero no se ha podido saber si tiene o no, porque no he tenido los recursos para hacer los exámenes”, agregó la madre de la menor.

Además de la atresia esofágica, la menor tiene riñón multiquistico.

Según la mujer de 19 años, ha hecho todo lo posible para que su hija tenga una pronta intervención quirúrgica, sin embargo, los tramites hospitalarios se han tardado demasiado, al punto que la madre ya no sabe qué hacer. “Yo ya llevo dos años y medio y lo único que he podido hacer es pedir cita para la cirugía, pero me ha tocado dar muchas vueltas para que me la autoricen, todo ha sido muy retardado”, indicó.

Los tediosos trámites

La mujer se encuentra preocupada por la situación, porque los centros asistenciales a los que ha acudido no han estado del todo comprometidos con su situación. “En el hospital me dijeron que tenía que ponerme pilas por la situación de mi hija, pero de todas formas ellos no me ayudan a agilizar los trámites ni nada, me dicen que tengo que ir donde el especialista y comentarle del caso, ellos me evaden”, expresó.

“En el hospital me dicen que la niña tiene que obligatoriamente subir de peso para poder que le hagan la cirugía, pero no sé qué hacer porque la niña no come por la boca, y por donde come tiene muchas restricciones, entonces no sé cómo hacer porque como ella se alimenta no va a subir de peso”, dijo la madre desesperada por la salud de su hija, quien, además, necesita unos exámenes médicos que no se han realizado. “Para que le puedan hacer la cirugía también necesitamos que le hagan una broncoscopia, pero uno llama y llama para las citas y nunca le dan las citas a uno, entonces es complicado”, dijo.

La menor tiene atresia esofágica que no le permite ingerir alimentos por la boca.

El Hospital Hernando Moncaleano Perdomo, se refirió al tema de la menor indicando que las citas para evaluar la solicitud de María Alejandra, no se habían solicitado sino hasta este miércoles, además, expresaron que las citas con los especialistas necesarios para atender la situación, ya fueron autorizadas para el jueves 14 de enero del 2021, y el viernes 15 del mismo mes.

Natalia Fierro, solicitó la ayuda de la comunidad, pues la escasez económica por la que está atravesando, no permite la correcta alimentación de las menores y la compra de los medicamentos que su hija María Alejandra necesita de manera urgente por las enfermedades con las que nació. “Yo quiero pedirles a los centros médicos que por favor me ayuden con la situación de mi hija para que los problemas no sigan avanzando. También quiero pedirles a las personas de buen corazón que me colaboren porque soy una madre soltera de bajos recursos que estoy viviendo una situación difícil con la enfermedad de mi hija, además, tengo otra niña y no las puedo desamparar”.