DIARIO DEL HUILA, REGIONAL

Por: Amaury Machado Rueda

Fotografías: Suministradas

Son más de 250 los damnificados y múltiples las afectaciones que dejan las crecientes de quebradas y derrumbes, provocadas por las torrenciales lluvias en el municipio de La Plata, en el oriente del Huila.

Delicada es la situación en el municipio de La Plata por cuenta de la ola invernal. Las crecientes de quebradas y deslizamientos, registrados en los últimos días, han destruido acueductos, causado afectaciones en viviendas y escuelas de las áreas rural y urbana, y dejado ya más de dos centenares de personas damnificadas.

La situación ha llevado a declararse en el Municipio el estado de calamidad por lluvias. Fuentes oficiales en La Plata reportaron que se continúan realizando visitas de verificación de afectaciones y diligenciamiento de censos EDAN.

Según el consolidado, a la fecha se han censado 146 familias damnificadas y un total de 34 viviendas han resultado con afectaciones. Entre las veredas que han sufrido más el impacto del invierno se encuentran la de San Martín, donde se registraron 2 viviendas con pérdida total y 4 viviendas que quedaron en alto riesgo por deslizamiento. Así mismo en la Vereda El Tablón se encuentran 2 viviendas en zona de alto riesgo, y en la vereda Segovianas 13 viviendas presentan afectaciones de las cuales 2 en pérdida total, y en la vereda Bajo Cañada, se registra 1 vivienda en alto riesgo de colapso. Mientras que, en la zona urbana de la población, 12 viviendas quedaron afectadas. El desbordamiento de la quebrada Azufrada, produjo la inundación de 4 viviendas y otras más quedaron sin el servicio de agua.

Las aguas han arrasado con cultivos en varias zonas del territorio plateño. De acuerdo al censo, se aproxima a 70 hectáreas de cultivos afectados, principalmente de café.

Deslizamientos han dejado también varias familias damnificadas.

Vías colapsadas

Varias veredas han quedado incomunicadas por los derrumbes en las vías y caminos. La Vereda San Martín se encuentra aislada por pérdida total de banca y derrumbes en diferentes puntos. También en el Resguardo indígena Nueva Esperanza se registraron deslizamientos que obstruyen la vía de acceso principal.

Las Veredas El Jazmín y Alto San Francisco presentan perdida de banca, y la comunidad se encuentra aislada. De igual manera en la Vereda Segovianas se registra la pérdida de la batea y deslizamientos que han dejado a la comunidad totalmente aislada, además del puente en el sector El Despiste, averiado. En la Vereda El Paraíso igualmente se registra perdida de batea, y en la Vereda El tablón, pérdida de banca en el cruce de la escuela, pérdida de banca en el sector Los Quepo recebera, taponamiento de la quebrada el Afranazal, taponamiento en la vía sector Darío Castro por rebosamiento de la quebrada La Chorrera, taponamiento de la vía en el sector Calderón Cardoso, y taponamiento en la vía Calderón Gutiérrez.

Adicionalmente, la Vía Nacional La Plata-Popayán, resultó con afectación en placa y está por verificar el estado de puente en uno de sus puntos.

Acueductos afectados

Varias familias han quedado sin el servicio de acueducto, las crecientes han destruido varios de estos sistemas e infraestructuras. Es el caso de la Vereda Segovianas, donde generó afectación de bocatoma y en las redes de conducción.

En la Vereda Bajo Retiro, hay pérdida total de la bocatoma, y en la Vereda San Martín se registró la pérdida de redes de conducción hacia las viviendas. Igualmente, en la Veredas Jazmín, San Isidro, Alto San Isidro El Tablón y Resguardo indígena Nueva Esperanza, ocasionó afectaciones en redes de conducción y la bocatoma.

Unas 70 hectáreas de cultivos han quedado arrasados.