DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

En términos nominales, el gasto del tercer trimestre fue superior en un 10% al del 2020, y en términos reales, el crecimiento trimestral alcanzó un 6,3%. De hecho, del 100% del gasto mensual de los hogares colombianos, las tarjetas de crédito representan el 13%. La gran mayoría de ciudades se aproximan a alcanzar los niveles de gasto que cada una de ellas registraron antes de los aislamientos.

Durante el mes de septiembre, el gasto de los hogares colombianos alcanzó los 65,5 billones de pesos, lo que representó un crecimiento del 9,97% respecto al mismo periodo de tiempo en 2020, que en términos reales fue de 5,2%, cifra que ya está afectada por los datos negativos del 2020, y con una inflación de 4,51%, según el más reciente informe de Raddar, donde Neiva fue la ciudad colombiana donde el consumo de los hogares más se incrementó, durante el noveno mes de este año, reportando un crecimiento del 9,82%.

En lo que lleva corrido del año 2021, el gasto de los hogares colombianos ha sido de $594 billones, con un crecimiento corriente de 8% frente al acumulado de enero a septiembre del año pasado, así mismo se indicó que en el tercer trimestre de 2021, los hogares gastaron $209,8 billones, mientras que en los últimos 12 meses, el gasto de los hogares llegó a los 802,9 billones de pesos.

En términos nominales, el gasto del tercer trimestre fue superior en un 10% al del 2020, y en términos reales, el crecimiento trimestral alcanzó un 6,3%. Al respecto, se destacó que las cifras son mucho más positivas frente a las registradas el año pasado, tanto así que, el crecimiento trimestral de este año es semejante al de 2019. El dato alcanzado en septiembre en términos reales, aún no alcanza a igualar los niveles de enero 2020, pese a esto las dinámicas de gasto vienen siendo impulsadas en gran medida por un crecimiento importante de las tarjetas de crédito y la colocación crediticia en general.

Cabe señalar que, este año la recuperación del consumo de los hogares colombianos ha estado apalancada por el incremento significativo de las remesas, la recuperación del empleo y la colocación de créditos. De hecho, el informe destacó que, en el noveno mes de 2021, los colombianos compraron 5,23% más de bienes y servicios frente a 2020.

La tarjeta de crédito dentro de la dinámica de gasto de los hogares sigue mostrando una tendencia mucho más positiva a la registrada el año anterior, demostrando así, que parte del gasto que hacen mes a mes se viene apalancando en las tarjetas de crédito, lo que podría generar mayores costos en el servicio de deuda de los hogares.

La colocación crediticia en los hogares por parte del sector financiero en tarjetas de crédito, consumo e hipotecarios creció en septiembre de 2021 un 66,9% frente al mismo mes del año pasado; el valor de las transacciones con tarjetas de crédito creció 52,5% en junio frente al mismo mes del año pasado.

De hecho, del 100% del gasto mensual de los hogares colombianos, las tarjetas de crédito representan el 13%, una tendencia que de acuerdo con el informe de Raddar está en alza, lo que es completamente normal y no significa que los hogares se estén endeudando más. Y no parece haber indicadores que muestren que este crecimiento es negativo.

Sin embargo, es importante que los colombianos “estén alertas” ya que todo gasto que se genere con crédito es de manera temporal “si la gente está comprando carros y muebles pues seguramente esperaran dos o tres años más para volver a hacerlo”.

Así mismo, se indica en el análisis que el salario mínimo anual no decrecía desde septiembre de 2016 y con la inflación de 4,51%, esta tasa supera el aumento del salario mínimo, causando un decrecimiento anual de la capacidad de compra del SMLVR de -1,01%, lo que afecta a la población de bajos ingresos, que también fue impactada por el aumento del precio de los alimentos desde abril de este año.

Neiva la primera

Dentro de la canasta de gasto, que incluye bienes y servicios, se puede apreciar que la gran mayoría de ciudades se aproximan a alcanzar los niveles de gasto que cada una de ellas registraron antes de los aislamientos. En cuanto al gasto per cápita, este indicador también refleja una recuperación, no obstante, la presión demográfica y la población venezolana en algunas ciudades podrían estar generando un menor gasto per cápita con respecto a 2019.

Por ciudades, Neiva fue la zona del país donde más se incrementó el consumo de los hogares durante septiembre, al registrar un crecimiento del 9,82% frente al mismo mes en 2020, seguido por Cúcuta, con un 6,21%, y Bogotá, con un 5,79%. En cuanto al crecimiento corriente para la ciudad de Neiva fue de 18,49%, seguida de Cúcuta 13,30% y Villavicencio 11,11%.

Por su parte, los datos más recientes del BBVA Consumption Tracker revelaron que el consumo creció 17% frente al mismo periodo en 2019. Un registro muy similar al observado en julio, mes en el cual los indicadores oficiales mostraron un buen desempeño de la economía. La tendencia positiva en el consumo se vio reflejada con mayor fuerza en Barranquilla y Cartagena, ciudades que lideran la recuperación con crecimientos de 20% y 23%, respectivamente, frente al 2019. Los sectores de servicios y vestuario estarían explicando parte importantes del repunte reciente del consumo en estas ciudades.

Por su parte, Bogotá y Medellín fueron las ciudades que se mostraron más rezagadas en el mes, creciendo 11% y 5%, respectivamente. El gasto en combustible en estas ciudades, aunque se ubica por encima de su nivel prepandemia, se mantiene rezagado frente al resto de ciudades principales.

Los sectores relacionados con el turismo, como aerolíneas y hoteles, mantienen una tendencia positiva pero que se modera en lo corrido del mes. El gasto en aerolíneas se aceleró 7 puntos frente al registro de agosto y se ubicó 25% por debajo de su nivel prepandemia. Los hoteles continúan ligeramente por debajo de su nivel prepandemia pero mantienen su senda de recuperación, cayendo solo 3% frente al mismo periodo en 2019.

La dinámica de precios de los alimentos ha ocasionado una mayor asignación para esta canasta. El análisis detalló que durante el tercer trimestre de 2021, las canastas que mayor crecimiento registraron fueron las comidas fuera del hogar, con un 19%, y la moda, con un 12%, tomando un rumbo positivo dada la mayor apertura de espacios de entretenimiento y la celebración de fechas especiales.

El tercer trimestre del año permitió así mismo, que los hogares tuvieran nuevamente oferta de actividades es esparcimiento y distracción. El retorno de eventos, conciertos, ferias y demás espacios presenciales, permitieron que los hogares gastaran en aquellas canastas que se vieron en mayor medida afectadas con la llegada del covid-19.

Desempleo

La preocupación en materia de movilidad aumenta con respecto al año anterior, evidenciando mayor desplazamiento de la población producto de la vuelta a la presencialidad en actividades tales como el trabajo y el estudio. La percepción de inseguridad tiene un crecimiento importante durante el tercer trimestre de 2021 que corresponde sobre todo al aumento en los casos de hurto en varias ciudades del país durante este trimestre

Por otra parte, el desempleo como problemática cae este trimestre un 6% en comparación con el mismo periodo del año pasado, aunque cabe resaltar que la tasa de desempleo nacional ha decrecido durante este trimestre producto de la reapertura de varios sectores Para el mes de septiembre de 2021 la tasa de ocupación nacional fue del 53,7% creciendo un 4,4% en comparación con el mismo mes en 2020.

Por su parte, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), indicó que el gasto con las tarjetas de crédito en el país, es más favorable de lo que muchos piensan, notándose una recuperación en el consumo, lo que si se empieza a ver es un repunte en la cartera general lo cual es favorable porque los hogares tienen más confianza en la economía y gastan más.

Anif actualizó sus expectativas para el comportamiento de la inflación y las tasas de interés en Colombia, de acuerdo con la entidad, la inflación de Colombia en 2021 terminaría con una variación del 4,9 %, impulsada por fenómenos de oferta y demanda. “Las presiones inflacionarias que llegan por cuenta de los altos precios de los alimentos ponen de manifiesto un escenario retador para el Banco de la República, pero también para el bolsillo de los consumidores”. Explica que estas presiones inflacionarias van a ser transitorias para Colombia, aunque hay otras variables a tener en cuenta.

Al respecto, de acuerdo con Fenalco, no se prevé que los hogares colombianos corran el riesgo de endeudamiento ante el uso de las tarjetas de crédito, ya que hacen uso de las mismas de manera responsable.

Neiva fue la zona del país donde más se incrementó el consumo de los hogares durante septiembre.