Todos sabemos que la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19, ha venido transformando progresivamente nuestra forma de vivir y hablar, además de las costumbres que han cambiado en cada uno de nuestros hogares. Desafortunadamente el aumento exponencial de los contagios en el país y en nuestro departamento, han generado una situación de emergencia sanitaria, por la amenaza al sistema de salud.

Hemos sido reiterativos en esta tribuna que éstos, son los resultados de la indisciplina social que ha caracterizado no solamente a los huilenses, sino a gran parte de la población colombiana. A diario observamos a través de los medios de comunicación la anarquía que se presenta en algunas localidades, donde se rompen abruptamente las normas establecidas por las autoridades gubernamentales a través del aislamiento preventivo obligatorio, que acaba de ser extendido hasta el final de febrero. Es deprimente observar aglomeraciones en algunos sectores de las ciudades, que aprovechan cualquier motivo personal o de observación, cuando ocurren eventos sociales, protestas o reuniones de personas, inclusive sin conservar los mínimos protocolos de bioseguridad.

Nuevamente estamos viviendo una etapa crítica por el aumento de contagiados por el Covid-19 en el país. En el boletín emitido por el Ministerio de Salud el día anterior, volvimos a tener la cifra alta de casos confirmados en Colombia: 17.121. También se reportaron 367 muertes. Tenemos 112.576 casos activos. Se procesaron 93.302 pruebas. Con esta información estadística se llega a un total de 1.831.980 de casos confirmados, 47.124 personas fallecidas, que ha tenido el país, por causa de la pandemia. Igualmente 1.683.835 colombianos han logrado superar el coronavirus.

Por tal motivo, algunos alcaldes y gobernadores en otras regiones del país han venido tomando medidas restrictivas para frenar el avance de este mortal virus, que tiene colapsado sus sistemas de salud. El impacto de la pandemia de covid-19 no tiene parangón en la historia de Colombia. Esto, debido a que la velocidad con la que se multiplica, lo torna proclive a variar algunas de sus partes o forma de funcionar esencialmente para adaptarse a las condiciones que se vayan presentando.

Hay que destacar la gestión gubernamental del primer mandatario de los huilenses, Luis Enrique Dussàn López, quien ha logrado aumentar aproximadamente en un 25% la dotación de las camas UCI y de la infraestructura hospitalaria en el departamento. Ha sido una tarea que se cumplió. Lo que queda claro es que la pandemia sigue presente y las conocidas medidas de bioseguridad siguen siendo las más efectivas para frenarlo. Estamos atravesando un momento complejo.