Tras no haberse podido entregar voluntariamente en la mañana de este miércoles 10 de marzo, las autoridades colombianas finalmente oficializaron la captura de Francisco Ricaurte, expresidente de la Corte Suprema, hallado culpable de participar en el ‘Cartel de la Toga’, un esquema diseñado para recibir coimas a cambio de fallos favorables.

El trámite de captura fue oficializado por la Fiscalía General de la Nación, que envió a agentes del CTI a realizar dicho procedimiento, para posteriormente trasladarlo a la sede de Paloquemao del ente acusador, donde se espera que pase la noche mientras se define el centro de reclusión al que será enviado.

La diligencia se da luego de que, el pasado 9 de marzo, el Juzgado 10 Penal del Circuito, que halló culpable a Ricaurte por los delitos de concierto para delinquir, cohecho por dar u ofrecer, utilización indebida de información privilegiada y tráfico de influencias de servidor público, advirtiera que la orden de captura podía tardar hasta cuatro días en ser expedida formalmente por el Centro de Servicios del complejo judicial de Paloquemao.

A pesar de esa información, Ricaurte había intentado entregarse en horas de la mañana de este miércoles, precisamente en esos juzgados, a donde llegó en compañía de su abogado, Juan Sebastián Fajardo.

Desde allí, el procesado le afirmó a Semana: “Llegué pero me dicen que aún no están dados los requisitos para la expedición de la orden de captura. Jamás hice parte de una organización criminal. Jamás di u ofrecí dinero a ningún servidor judicial de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema. Jamás intercedí ante la Corte Suprema de Justicia en beneficio de ningún congresista aforado investigado por la sala penal de la Corte Suprema”.

Por su parte, el apoderado del que llegó a ser el hombre más poderoso de la rama judicial indicó a esa revista que, aseguró que su cliente acudió a entregarse, pero no lo recibieron porque supuestamente no está lista la orden de captura inmediata y agregó que “se ha hablado de un cartel de la toga, que supuestamente existió una organización criminal para garantizar fallos en la Corte. No existe una sola absolución ni preclusión, ni archivo, que se hubiera dado en el marco del mal llamado Cartel de la Toga”.

Mientras esperaba la finalización del proceso, Ricaurte aprovechó para atacar al testigo estrella de la Fiscalía en el caso del ‘Cartel de la Toga’, el exfiscal anticorrupción Gustavo Moreno. De acuerdo con el exmagistrado, “jamás recibí ningún tipo de dinero por parte de Moreno; no tenía por qué recibirlo, porque Gustavo Moreno era autónomo e independiente en su proceso. No se puede perder de vista que Gustavo Moreno es un mentiroso experto, supero con éxito uno de los polígrafos más avanzados, realizado por la Embajada americana para poder entrar a un cargo”.

Ricaurte fue encontrado culpable y condenado por los cuatro delitos relacionados con conformar una organización criminal al interior del sistema judicial el pasado martes 9 de febrero.

En la audiencia su abogado aseguró que el implicado está dispuesto a entregarse a las autoridades pero que seguirá manifestando su inocencia por los crímenes de que lo acusan. Así mismo, en la audiencia, la Fiscalía solicitó una pena de 24 años de prisión que se cumpla en centro carcelario y pidió igualmente que se le imponga una multa de 562 salarios mínimos.