De estadistas y presidentes (Parte l)

Insisto en que no es lo mismo elegir como presidente de la república a un hombre, o a una mujer, con reconocidas calidades de Estadista y, otra muy distinta es elegir simplemente a  un presidente. Veamos la diferencia: Un estadista es una persona experta en asuntos de Estado o en política, mientras que un presidente es una persona que preside o dirige un gobierno, una reunión, una empresa, un tribunal. No interesa que no sea experto en asuntos administrativos, ni en política.  Es clara entonces la diferencia que nos debe guiar para seleccionar al próximo candidato a la presidencia el año entrante. Por lo que entiendo, hasta la fecha, en Colombia hemos elegido más presidentes que estadistas.

Debido a la recomendación que me hizo un buen amigo, hoy inicio una serie de columnas para satisfacer la inquietud de mis lectores que quieren conocer cómo fue que se desarrollaron los distintos gobiernos  a partir del año de 1.930. Lo hago a propósito de la influencia  que tuvo en la economía  la gran depresión mundial de 1.930 en Colombia, la cual  estimulo la industrialización hasta 1.953. Queremos por lo tanto conocer los  que fueron exitosos según nos lo cuenta la historia y quienes no; quienes alcanzaron niveles de progreso socialmente  aceptable; en qué momento creció nuestra economía y se desarrolló  la infraestructura del país, en que épocas se gobernó con transparencia, en qué fase  disminuyo la pobreza y que indicadores tenemos para confrontarlo, cuándo  apareció el fenómeno de la corrupción y las razones que la motivaron, cuáles han sido los aportes de la izquierda a la institucionalidad; sus aciertos, si los hubo, o sus errores. En fin, considero importante hacer estas comparaciones en estos momentos de vital importancia para la nación a fin de que la información nos sea útil en las próximas decisiones que debemos tomar. Recordemos que Colombia en democracia  ha sobrevivido por más de 91 años y se ha sobrepuesto a dictaduras extremistas, por lo que ahora no podrá ser la excepción.

Después de más de 45 años de sucesivos gobiernos conservadores se organizó  en el país una coalición de fuerzas democráticas en  la intervinieron  líderes de los partidos tradicionales para  escoger una figura atípica dentro de la política tradicional y, seleccionaron al Dr Enrique Alfredo Olaya Herrera, político y diplomático. El Dr Olaya durante su mandato de 1.930 a 1.934  implanto  el liberalismo social por el cual otorgo la libertad de cultos y  el fomento a la industria nacional. En su gobierno se preocupó por la construcción de carreteras y del ferrocarril, estimulo la educación pública, en especial el progreso del magisterio  y el derecho a la huelga. Como desaciertos por su política social puso en peligro la propiedad privada  y aumento las responsabilidades fiscales del pueblo con el aumento de los impuestos.

Lo reemplazo  en la presidencia el Dr Alfonso López Pumarejo que gano en las elecciones de 1.934 y luego en las de 1.942.  Gobernó el   primer periodo entre 1.934 a 1.938. López igualmente fue elegido para el periodo 1.942 a 1.946, pero en 1.945 se vio obligado a renunciar. El gobierno de López se denominó el de “la revolución en marcha”. Su gobierno estimulo la formación de sindicatos, la libertad de cultos y la laicización de la educación. La historia de Colombia afirma que Alfonso López Pumarejo puede ser considerado el Estadista más importante del siglo XX. En sus dos administraciones prohijó el surgimiento de una nueva y progresistas generación política. El legado de López fue la opción liberal con contenido social, afirmando que es posible transformar la sociedad y al mismo tiempo mantener la estructura democrática. En 1.936 se aprobó la reforma constitucional de corte intervencionista y contenido social y, con la ley 200 de 1.936 definió  como una función social a la propiedad. Se empeñó en desarrollar una célebre reforma agraria  cuyo objeto fue la de darle derechos sobre la tierra a los pequeños agricultores, a los colonos y parceleros mejorando las condiciones laborales de los jornaleros.   La próxima semana hablaremos sobre el gobierno de Eduardo Santos Montejo, elegido entre el año de 1.938 al 1.942 y hablaremos también de la presidencia del Ingeniero Luis Mariano Ospina Pérez, distinguido jefe Conservador.