Por Jorge Eliseo Cabrera Caicedo

Me impresionó la crudeza de una columna de Thierry Ways de esta semana, quien recordó la consigna de Hugo Chávez en sus discursos: “¡Patria, Socialismo o Muerte!”, y en algunas oportunidades remataba “¡Venceremos!”.

La frase iba dirigida a la Patria, para la elección entre dos alternativas: el socialismo o la muerte. Eso creyeron. Venezuela escogió el socialismo.

El Chavismo, dice el columnista “No solo fracasó en su objetivo de lograr la igualdad social para los Venezolanos, sino que superó en eficiencia destructiva a casi cualquier régimen del que se tenga noticia”. En efecto, el indicador de miseria económica de Bloomberg, (inflación, desempleo), en sus seis años de existencia, le ha dado a Venezuela el primer lugar, y sin ninguna perspectiva de mejorar, mientras subsista el régimen tiránico de Maduro. La inflación de los primeros 8 meses de este año fue de 1.100%.

Como lo habíamos advertido en la columna del pasado fin de semana, con una participación mínima (30%) del electorado, el domingo 6 se realizó la elección de la Asamblea Nacional, bajo múltiples presiones. Los partidarios de Maduro fueron elegidos mayoritariamente, sin participación de la oposición.

La Unión Europea rechazó el resultado de las elecciones legislativas, por considerar que no se cumplieron los mínimos estándares internacionales, ante lo cual el líder opositor Juan Guaidó pidió se siguiera reconociendo la actual Asamblea por extensión Constitucional, lo cual le permitiría mantener sus funciones como Presidente encargado; de igual manera, rechazó la oferta de diálogo con Maduro, por considerar que era un recurso para ganar tiempo, y no para orientar soluciones.

El columnista Ways manifiesta que los otrora defensores del Chavismo, ante la catástrofe, niegan ahora que lo hayan sido en el pasado, y hace un llamado a que por las vías democráticas, se debe evitar que esas ideas prosperen en Colombia. Finalmente, dice que si se hubiese aclarado la consigna de Chávez, el pueblo Venezolano se hubiera ahorrado todo el sufrimiento padecido. Debiera haber dicho: “Patria, Socialismo y muerte”, aclarando, “Que no eran dos opciones, sino un solo inseparable y macabro binomio”.

ADENDUM- Con razón, Camilo Gómez Alzate, Director de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, le solicitó al Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y al Secretario General de la O.E.A. que la posición del Estado fuera oída con objetividad, y reclamó que la Comisión de la Verdad no tiene la vocería del Estado Colombiano, sino que la representación del País ante la Comunidad Internacional recae en la Presidencia, La Cancillería y la misma Agencia.