Diario del Huila, comunidad

La señora Witer Cruz Rua Luaja, de 45 años de edad, habitante de un sector reprimido de la ciudad de Neiva, (Asentamiento Dolcey Andrade, Lote 123, Manzana 2) comuna 9 de la ciudad, es una paciente diagnosticada con encefalopatía no específica, con enfermedades de comorbilidad desde hace diez años.

La paciente también presenta diabetes mellitus, anemia, desnutrición, con complicaciones renales y otras crónicas como hipertensión; además presenta cuadros de epilepsia y no ha recibido tratamiento de VPH (Virus del Papiloma Humano).

El equipo de Trabajo Social de la Personería de Neiva, que orienta Kleiver Oviedo Farfán, visitó el lugar de residencia de la señora Witer y logró evidenciar la dramática situación que vive esta persona.

“La paciente presenta una condición de salud física y mental en riesgo frente a su vida; ella requiere atención especial, apoyo psicosocial y espiritual no solo para ella sino también para sus familiares”, señaló Deyi Patricia Ramos Sotto, Trabajadora Social de la Personería de Neiva.

La funcionaria advirtió que la mujer se encuentra en condición de desplazamiento y abandono por parte de su esposo en su proceso de enfermedad; cuenta con código de desplazada de la violencia proveniente de Antioquia; actualmente su cuidadora es su hija de 27 años de edad quien cumple el rol de cabeza de hogar, pero no cuenta con un empleo ni recursos económicos para sostener a su madre y sus dos hijos.

“Vamos a acompañar a esta paciente en su solicitud mediante mecanismo de tutela de ser necesario, ante la EPS Medimás donde está afiliada en el régimen subsidiado, para que le faciliten una silla de ruedas con especificaciones precisas y funcionales para ella; además requiere pañales, nutrición suplementaria y la atención con las distintas especialidades de acuerdo a sus patologías”, dijo Deyi Patricia.

El Personero de Neiva recalcó que el Plan Padrino que lidera su equipo de profesionales, seguirá examinando otros casos de neivanos y neivanas que requieran atención urgente, luego de intermediar por el primer caso apadrinado el pasado fin de semana, el de la señora Amanda Guevara Murcia, del barrio Reynaldo Matiz de Neiva, quien presenta obesidad no específica que le ha sumado un cuadro de depresión y ansiedad y que requiere igualmente que la EPS Comfamiliar donde está afiliada, la atienda con urgencia.

“Vamos a seguir acompañando otros casos de ciudadanos de bajos recursos que necesitan ese acompañamiento institucional de la Personería para que le sean garantizados sus Derechos a la salud y a una vida digna a través del Plan Padrino”, manifestó el Personero Kleiver Oviedo Farfán.