Diario del Huila, Ciudad

Por: David Vásquez

En la ciudad de Neiva se vivió ayer el primer día sin carro y moto organizado por la administración municipal el cual hacía que los neivanos dejaran guardados sus vehículos en casa y los reemplazaran por caminatas o bicicletas, de esta manera los habitantes de la capital llegarían a sus respectivos trabajos y cumplirían con sus laboras del día.

Este inició a las 6 de la mañana y tuvo vigencia hasta las 8 de la noche. Esta norma aplicó solo para carros y motos particulares, con el fin de mejorar la calidad del aire y la movilidad en la capital huilense. El transporte público, como servicio de taxis y colectivos funcionaron con normalidad.

Según Herney Loaiza Serrato, taxista de Neiva, quien viene desempeñando este oficio por años en la ciudad, dio un balance de esta iniciativa, el cual expresó que fue un día común y corriente.

“Ese día sin carro y sin moto no existe, todo el mundo está en la calle. Eso no hay ningún cumplimiento de parte de los ciudadanos, todo el mundo anda tranquilo en sus vehículos, y por ejemplo aquí en la Terminal de Transporte está minado de personas que no cumplen con las normas dadas por la alcaldía y nadie hace nada por hacerlas cumplir”, dijo Loaiza Serrato.

La administración había establecido a través de decreto que la restricción de movilidad a motos y vehículos iba a ser obligatoria. Sin embargo, tras analizar las complicaciones que traería solo usar transporte público en medio de la pandemia, la Secretaría de Movilidad permitió que la directriz se llevara a cabo de manera voluntaria.

“La iniciativa del día sin carro ni moto es muy buena pues funcionaria para que las personas que trabajamos desde nuestros taxis, pudiéramos recuperarnos de la crisis económica generada por el coronavirus que tanto ha afectado a este gremio, como diría yo hacer alguito de platica para el sustento, pero la realidad es que nadie cumple con esta norma y no hay nadie que lo haga cumplir, eso es un chiste. El cumplimiento de esa propuesta solo está en la mente de los que lo crearon, solo basta salir a la calle y observar que no hay ningún temor de incumplir. Por la carrera séptima hay un montón de carros y motos particulares”, sostuvo el taxista.

Según Herney, la presencia de las autoridades no se vio en el trascurso del día lo que genera que las persona no hicieran caso a esta actividad pedagógica.

“Lo más lógico es que la policía o los agentes de tránsito estuvieran vigilando si las personas están cumpliendo esa norma, pero realmente las calles se encuentran vacías, ni siquiera aquí en La Terminal hay presencia de ellos, como siempre aquí en Neiva, cuando tienen que funcionar no están, pero para quitar carro y motos en otras circunstancias ahí si hacen puesto de control, luego están diciendo porque Neiva no toma conciencia”, indicó.

De esta manera, Loaiza aprovecho para mostrar su descontento frente a la falta de presencia y apoyo de parte de las autoridades municipales al gremio de los taxistas, porque a pesar de las estrategias aplicadas para ayudar a los diferentes sectores económicos, el gremio se encuentra resentido por la falta de colaboración.

Hacer frente a esa problemática de la ilegalidad, es para el taxista, el primer trabajo que deben asumir las autoridades, pues para ellos se están desviando los controles.

“Los que pagan los platos rotos son las personas que están en la legalidad, como nosotros que tenemos un monto de responsabilidad por el cumplimiento a la norma, desde que inicio la pandemia nuestro gremio ha sido afectado por todo, porque a pesar de que los taxistas seguimos trabajando con normalidad aplicando los protocolos de bioseguridad es una realidad que el funcionamiento de transportes ilegales en la ciudad es más efectivo y como no existe un ente que haga algo que controle este problema pues nos afecta con mayor radicalidad”, manifestó.

 

El día sin carro fue un día común y corriente en Neiva.

El día sin carro fue un día común y corriente en Neiva.

De la misma manera los taxistas denuncian que las estrategias han funcionado más para transportadores ilegales que para ellos, además, revelaron que las bajas en los ingresos son muy amplias, cuestión que pone en duda el trabajo legal que realizan.

“Una de las realidades más duras es que el transporte ilegal en Neiva reina, y no hay nadie quien haga nada, ellos haciéndose 60.000 pesos diarios mientras nosotros que si no toca pagar planillas y otras cosas nos estamos ganado 30.000 pesos, lo que quiere decir que a pesar de ser los transportadores legales estamos en desventaja frente a los ilegales”.

Sin embargo, la ilegalidad de estos transportadores se debe en primer lugar al desempleo que hay en la ciudad pues la falta de oportunidades es evidente en cualquier sector económico, y pues el gremio sabe la razón de la situación de los demás neivanos que no tienen otra opción que dedicarse al mototaxismo, de esta manera la administración debería apoyarlos sin afectar a los otros transportadores públicos.

“Quisiéramos que la administración municipal tomara cartas en el asunto y propusiera una solución a este inconveniente del transporte ilegal, porque sea cual sea la estrategia que saquen por ejemplo esta del día sin carro no nos van a beneficiar si permiten que el transporte ilegal como los mototaxistas sigan vigente”

Los taxistas solo quieren tener más apoyo de parte de los entes gubernamentales, para así competir en condiciones más justas que les permita a todos recuperarse de la crisis económica que ha deja la pandemia del coronavirus.

“El verdadero inconveniente es que la administración apoya a estas personas, usted puede ver que los ‘moto ratones’ están por la séptima, en el parque Santander en el centro de la ciudad, la clínica Medilaser, por donde supuestamente no se puede estacionar ahí encuentra un grupo de ellos. Vaya uno e incumpla alguna norma que ahí si están los guardas atentos para hacernos comparendo, pero a ellos si no les dicen nada, muy constantemente los de tránsito nos paran que, para revisión de documentos, permisos y otras cosas, pero a ellos si no les hacen ningún procedimiento, entonces repito no estamos es en igualdad de condiciones”

Otra de las realidades es que varios conductores han dejado sus trabajos dentro del transporte público por culpa de la ilegalidad y que se han declarado en quiebra. El gremio pide a las autoridades implementar medidas urgentes contra el mototaxismo y aliviar la crisis de la pandemia.

“Con respecto a la reactivación económica pienso que para nosotros los taxistas no se ha sido un cambio efectivo, porque las personas tienen problemas de dinero entonces siempre van a preferir el transporte ilegal que es más barato y a nosotros nos queda muy difícil reducir tarifas, debido a las responsabilidad que se tienen que cumplir por ser legales en Neiva además que llenar un carro de gasolina no es lo mismo que una moto, entonces aunque ya hay una reactivación económica nosotros seguimos en el problema de crisis en la que veníamos”.

Fueron muchas las necesidades que se pasaron durante la pandemia del coronavirus, la cuarentena fue una época despiadada en donde muchos neivanos pasaron necesidades junto con sus familias al no encontrarse solución pronta a esta enfermedad, según Loaiza, es el momento y no ha recibido ninguna ayuda de parte de los gobiernos locales departamentales y nacionales.

“De las situaciones más difíciles que me ha tocado vivir en esta pandemia ha sido sentir la crisis económica tan cerca, en tiempo de cuarentena las carreras no eran muy constantes así que el flujo de dinero tampoco, así que era muy difícil llevar sustente a mi hogar y de las supuestas ayudas que dieron por parte de la alcaldía y la gobernación no conozco ningún taxista que haya sido beneficiado y muchos menos por el tal ingreso solidario que estaba dando el gobierno nacional, de esa manera me tocó vivir de lo poco que me hacía como taxista”.

La falta de atención al gremio según el taxista ha llegado el momento en donde ni los policías hacen algo por ayudarlos, se ha normalizado los casos de atracos que ya es algo normal cualquier calamidad que ocurra con estos sujetos.

“Hace muchos años hemos denunciado los constantes atracos a taxistas en diferentes partes de la ciudad, pero hemos llegado al momento en que las autoridades ya no nos prestan atención y antes hacen ver que el problema no es tan grave como parece, entonces ya no denunciamos porque no hay gestión de parte de ellos”

“Estamos descuidados no solo por la administración municipal sino por todos los entes encargados del bienestar del transporte urbano, es una problemática con la que hemos venido viviendo hace años, en muchas reuniones se han llegado a acuerdos que no se cumplen y la situación sigue siendo la misma.