Diario del Huila, Neiva

Por Rolando Monje

Aunque los colombianos, en su mayoría, se han mostrado positivos frente al cumplimiento de los protocolos de bioseguridad y las restricciones para contener el avance de la pandemia, una pequeña porción de la población se ha caracterizado por ir en contra de las normas de bioseguridad, en una actitud claramente antisocial frente a una emergencia en donde la clave es el autocuidado para proteger la salud propia, la de los seres más queridos y de la comunidad en general.

Desde la tercera semana de marzo hasta hoy las autoridades han impuesto a 880.765 ciudadanos comparendos por infracciones de normas sanitarias anticovid , incluso, 8.765 de ellos fueron capturados por incumplir los decretos y demás normativas activadas para disminuir el número de contagios y decesos por la pandemia.

Los establecimientos que no se han acogido a las normas de bioseguridad fueron sellados.

Los establecimientos que no se han acogido a las normas de bioseguridad fueron sellados.

Desde el inicio de la crisis sanitaria la Policía Nacional ha sido rigurosa en garantizar el estricto cumplimiento de todas las medidas de cuarentena, aislamientos preventivo y selectivo y las demás normas implementadas para evitar la propagación del virus.

“A pesar de que progresivamente se elevó el número de personas en las calles, se mantuvieron los controles institucionales para garantizar la seguridad y convivencia ciudadana, pero con un énfasis orientado hacia los llamados a la responsabilidad, al autocuidado y a una actitud de civismo frente a esta pandemia que cada día cobra víctimas fatales”, señaló el general Jorge Luis Vargas Valencia, director de Seguridad Ciudadana de la institución.

Precisó que la Policía viene efectuando permanentes controles para detectar a los infractores de las medidas de aislamiento, proceder a su captura cuando así lo establece la Ley, así como mantener una labor preventiva de verificación del cumplimiento de las prohibiciones, especialmente en escenarios públicos y privados como billares, casinos, discotecas, parques, gimnasios, eventos deportivos, artísticos y de entretenimiento, entre otros.

8.765 capturas

Desde el 25 de marzo a la fecha se registran 8.765 capturas por violación de las medidas sanitarias, tipificada en el artículo 368 del Código Penal, que señala que “el que viole medida sanitaria adoptada por la autoridad competente para impedir la introducción o propagación de una epidemia, incurrirá en prisión de cuatro a ocho años”.

Los motociclistas indisciplinados también vieron sus vehículos inmovilizados.

Los motociclistas indisciplinados también vieron sus vehículos inmovilizados.

Las detenciones se han registrado especialmente en Cartagena, con 1.210; en Medellín, 1.091; en Santander 687 y en Sucre 488.

El general Vargas explicó que “debido al hacinamiento que se registra en las cárceles del territorio nacional y al ser un delito excarcelable, la mayor parte de las personas capturadas no fueron judicializadas o no fueron privadas de la libertad. Sin embargo, otros ciudadanos quedaron con detención domiciliaria. Los procesos judiciales contra los capturados continúan con su curso normal”.

Recordó que “los infractores reciben un comparendo tipo 4 estipulado en el Código de Seguridad Ciudadana y equivale al pago de 936.320 pesos. También se impone una sanción de tipo penal, de cuatro a ocho años de prisión, por propagar la pandemia o una sanción económica, de alrededor de $292 millones, por estar en una fiesta o incitar al tumulto”. Como ven este tipo de sanciones no son un asunto menor, puede además ver fuertemente afectado su bolsillo.

¿Por qué las multas?

De acuerdo con la información oficial, la mayoría de las multas obedecen al incumplimiento del aislamiento obligatorio por parte de 774.197 ciudadanos.

Por el no uso del tapabocas, por ejemplo, se impusieron 108.327 comparendos; por infringir la restricción a la movilidad, 45.176 medidas; por consumo de bebidas alcohólicas en horarios y sitios prohibidos, 36.073; y por aglomeración de personas 22.998 fueron cobijadas con este tipo de medidas correctivas.

Bogotá con más comparendos

El Director de Seguridad Ciudadana indicó que en las ciudades capitales se han registrado 698.750 comparendos, siendo Bogotá la de mayor registro, ya que acumula 186.298 sanciones. Le siguen Medellín, con 100.536; Cartagena, con 57.501; Barranquilla, con 48.040 y Cali, con 30.518, entre otras.

El general Vargas recordó que los miembros de la institución continúan interviniendo en eventos de carácter público o privado en donde se presente aglomeración de personas, especialmente por fiestas ilegales y reuniones no autorizadas.

La violación de la ley seca y otras disposiciones también dejó personas con su comparendo.

La violación de la ley seca y otras disposiciones también dejó personas con su comparendo.

Todas las intervenciones de los uniformados para hacer cumplir las medidas de precaución sanitaria están enmarcadas en el Código de Seguridad Ciudadana. “Todas las medidas que expedidas el Ministerio de Salud son de obligatorio cumplimiento, luego que la Organización Mundial de la Salud declarara pandemia al Covid-19”.

Precisamente el Artículo 33 del Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana señala los comportamientos que afectan la tranquilidad y relaciones respetuosas de las personas por los sonidos o ruidos en fiestas, reuniones o eventos similares que afecten la convivencia del vecindario por su alto impacto auditivo. El aspecto sanitario también es uno de esos comportamientos reglados.

También el artículo 93 del Código Nacional de Seguridad y Convivencia señala los comportamientos anómalos relacionados con la seguridad y la tranquilidad que afectan las actividades económicas, como auspiciar riñas o incurrir en confrontaciones violentas que puedan derivar en agresiones físicas o escándalos y generar ruidos o sonidos que afecten la tranquilidad de las personas o en su entorno.

Los diferentes decretos presidenciales que establecieron el Aislamiento Preventivo hacían expresa referencia a las actividades que -en ningún caso- estaban permitidas, entre ellas eventos de carácter público o privado que impliquen aglomeración de personas.

Las normas oficiales tampoco permitieron los establecimientos y locales comerciales de esparcimiento y diversión, bares, discotecas, de baile, ocio y entretenimiento y de juegos de azar y apuestas, billares, casinos, bingos y terminales de juego de video.

La Policía Nacional desde el 25 de marzo hasta la semana pasada intervino en 81.335 eventos de carácter público o privado con aglomeración de personas. De estos, 43.599 fueron en viviendas y 37.736 en entornos públicos. Se impusieron 202.030 comparendos y se realizaron 5.465 capturas por violación de las medidas en las fiestas intervenidas, en las principales ciudades del país.

En Neiva

La Alcaldía de Neiva puso en marcha los primeros días de agosto la Patrulla Anticovid, que recorre todas las comunas del municipio, en un trabajo articulado entre las secretarías de Salud, de Gobierno y Cultura; las direcciones de Justicia, Seguridad y Convivencia y con el acompañamiento de la Policía Metropolitana.

“Es una patrulla que hace un acompañamiento pedagógico por parte de la Secretaría de Cultura, un acompañamiento cívico por parte de la Secretaría de Gobierno y un acompañamiento a la atención en salud por parte de la Secretaría de Salud.

El principal objetivo inicialmente, era verificar el pico y cédula, el uso de tapabocas, el distanciamiento social y el cumplimiento de los protocolos en los establecimientos de comercio.

El secretario de Gobierno, Faiver Hoyos Hernández resaltó la labor preventiva que tiene este grupo interdisciplinario. «Es una patrulla para reiterar la prevención, pero si alguien no cumple con los protocolos que están establecidos, se hace la tarea preventiva. Sin duda alguna es la manera de poder ayudarle a la gente también a entender que está en juego la vida y que tenemos que protegernos”.

De enero 1 al 21 de diciembre en Neiva se han impuesto 30.985 comparendos de Policía, de los cuales 23.409 han sido por incumplir, desacatar, desconocer e impedir la función a las órdenes del Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (Ley 1801 de 2016).

En ese comportamiento están incluidos los que desacatan las medidas sanitarias y de orden público para enfrentar la pandemia, como el toque de queda o pico y cédula, las aglomeraciones, no usar mascarilla, etc.

El último fin de semana de noviembre, por ejemplo, se les impartió comparendo a 174 personas, entre viernes y sábado, además de la inmovilización de 125 motocicletas, 4 personas recibieron comparendo por desobedecer el Código de Policía, cuatro establecimientos recibieron cierre temporal por tres días y 24 menores de edad fueron encontrados violando el toque de queda.

Por su parte al siguiente fin de semana, puente festivo del 8 de Diciembre, 90 personas recibieron órdenes de comparendo, 84 motocicletas fueron inmovilizadas y cuatro establecimientos realizaron cierres voluntarios por no cumplir protocolos.

¿Y el pago?

El pago del valor de las infracciones les corresponde a las inspecciones de Policía por tratarse de violaciones al Código de Policía y Convivencia.

Si el comparendo impuesto señala multa tipo 1 o 2, el ciudadano infractor puede participar en una actividad pedagógica de convivencia y, posteriormente, solicitar al Inspector de Policía de su jurisdicción el no pago de la multa.

Hasta el momento no hay un estimado oficial sobre lo que ha pasado con el pago de los comparendos. Incluso, el hecho de que una parte de ellos haya sido impuesta a ciudadanos venezolanos que están irregularmente en nuestro país hace muy difícil que cumplan con la cancelación de la multa o el trabajo comunitario alternativo.

Lo importante es que la ciudadanía cumpla con los protocolos de bioseguridad y las restricciones sanitarias, ya que cada infractor pone en riesgo la vida propia, sus familias y la comunidad en general, frente a esto el dinero que se reciba por los comparendos no tiene importancia.