Dos expertos en antropología evolutiva, realizaron un estudio en el que se comparaban las conductas de los animales, con la de los seres humanos en el que el tema a investigar era la diferencia de monogamia existente entre estas especies.

Los resultados de la investigación fueron sorprendentes. Dentro de sus respectivos análisis y en diversas comparativas, los antropólogos llegaron a la conclusión que para que las mujeres puedan sentirse beneficiadas en su diario vivir, deberían recurrir a la poligamia, es decir una relación sentimental con dos o más personas del género masculino.

Los profesionales en el artículo científico titulado “Desentrañando el éxito de apareamiento y probando los principios de Bateman en una población humana”, hicieron el estudio con una tribu étnica africana, en la cual, por más de dos años analizaron sus comportamientos y llegaron a la siguiente conclusión: “descubrimos que una pareja monógama, tenía más hijos cuando duraban mucho tiempo compartiendo juntos. Sin embargo, logramos identificar que las personas que ejercen la poligamia tienden a tener menos hijos, e inclusive a no tener, por el respeto hacia los demás”, resaltaron.

Esta práctica en la que normalmente se señala a los hombres, determina que es más beneficioso para las mujeres, ya que el tener varios compañeros sentimentales, ayudaría a su estímulo afectivo, y también le facilitaría la vida, teniendo en cuenta los quehaceres del hogar.

También su vida sería más llevadera y feliz según lo denominan estos antropólogos, ya que, en comparación con la vida animal, los hombres y los machos, se decantarían por sus esposas haciendo lo posible por cuidarlas más porque si uno de ellos llegase a enfermar, la otra persona atendería las necesidades que se presenten.