Los partidos políticos de la oposición están alistando un proyecto que será presentado en el Congreso y que tiene el propósito de reducir el salario de los altos funcionarios del Estado, entre ellos el de los senadores y representantes a la Cámara.

Esta iniciativa no es nueva, ya que varias colectividades han intentado que la misma sea una realidad, pero aún no ha sido posible.

Dentro de esta reforma, también se incluirá un artículo encaminado a eliminar de la legislación colombiana el calificativo de “honorable”, que se usa para llamar a los congresistas.

El senador Iván Cepeda, quien impulsa esta propuesta, indicó que los parlamentarios son personas comunes y corrientes y por eso se les debe denominar “ciudadanos”.

“Presentaremos un proyecto de ley, en el que además de la rebaja salarial en el Congreso, deje de ser obligatorio llamarnos ‘honorables’ a nosotros los congresistas”, indicó Cepeda.

“En una sociedad que debe ser democrática y en la que rige el principio de igualdad, basta con que se nos diga ciudadano o ciudadana”, añadió el legislador opositor.

Este proyecto promete volver a generar polémica durante su trámite por el Congreso de la República, ya que algunos consideran que podría tratarse de una propuesta inconstitucional.

Es por esto que el Centro Democrático también ha venido insistiendo en la posibilidad de que se congelen estos millonarios sueldos por mínimo cuatro años y así lograr una reducción real.

Con el aumento decretado recientemente, los congresistas, magistrados y otros altos funcionarios como el procurador general de la Nación, el fiscal y el contralor, quedaron devengando más de 34 millones de pesos mensuales.