Por: Adwar Casallas

Ingeniero de Petróleos

[email protected]

 

Recientemente en una acción silenciosa salieron el mismo día y a la misma hora dos gerentes estratégicos de la Vicepresidencia de Ingeniería y Proyectos dirigida por el administrador de empresas Jürgen Loeber, los gerentes salientes fueron Carlos Morelli (hermano del anterior presidente de la ANH) y el Ingeniero Keith Chipcase, quien fuera uno de los mejores gerentes que haya tenido ECOPETROL, y a esto se suma ahora la crisis presentada en el departamento del Meta por la cual CORMACARENA le ordenó la suspensión del vertimiento de más de 1.500 litros de aguas tratadas por segundo del campo de producción de Acacías, que recoge la disposición de las aguas de Chichimene y Castilla luego de una visita técnica que hicieran la corporación junto con la Fiscalía General de la Nación donde hallaron contaminación de residuos de petróleo en el río Guayuriba, río que abastece a más de 10 mil personas en la región; por lo tanto esta medida afectaría a 123 pozos que tendrían que cerrarse. Y no es para más, son 17 mil barriles equivalentes a 0,7 millones de dólares aproximadamente que dejaría de percibir el estado colombiano por día a causa de la posible negligencia administrativa por parte de la petrolera.

¿A quién se le responsabiliza por este daño ambiental y económico? La primera respuesta de ECOPETROL fue la solicitud de apertura inmediata de estos campos, y lo que olvida el presidente Bayón es que hay un deber constitucional y es la protección del medio ambiente antes de cualquier otra acción ya que estas advertencias se venían dando desde hace mucho tiempo por parte de la corporación ambiental siendo la más reciente en agosto del presente año (Fuente CORMACARENA).

Las directivas de la estatal petrolera deben concentrarse en el planteamiento del problema y tomar acciones con los más de 15 vicepresidentes que cuenta la compañía en encontrar soluciones, y corrijan a tiempo procedimientos que pudiesen agravar más aun el problema ambiental, social, económico y posiblemente judicial ya que lo sucedido en el Meta amerita para tomar medidas correctivas inmediatas. En otros casos, estos errores administrativos han causado la salida de muchos gerentes incluyendo CEO’s de grandes compañías como el caso del pozo Macondo de Bristish Petroleum (BP), empresa de la cual hizo parte Felipe Bayón, a quien le costó la salida en ese entonces al CEO Tony Hayward.

En esto resalto el excelente trabajo que viene realizando de la mano las corporaciones ambientales como CORMACARENA, CAM, la CAR entre otras, junto con la Unidad Nacional de Fiscalías para perseguir delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente. Aplausos.