Este lunes 7 de diciembre, se conoció que la ponencia para el primer debate de la reforma de la salud empezará a debatirse en los próximos días. Pero un hecho muy grave fue denunciado por el congresista Carlos Fernando Motoa.

El senador de Cambio Radical dijo que su firma, necesaria para poder radicar el escrito en la Secretaría de la Comisión Séptima del Senado, fue falsificada.

El congresista, de acuerdo con Blu Radio, está molesto por el hecho e incluso envió un derecho de petición para establecer quién fue la persona que firmó sin autorización.

Sí, fui sorprendido por una firma que no cumple con el procedimiento que se ha asignado para la firma digital. Espero saber quién fue el responsable de esta irregularidad, es algo que me ha causado extrañeza y mucha sorpresa.

El mismo Motoa aseguró que el tema podría llegar a instancia penales, pues el procedimiento puede terminar viciando el trámite de la reforma de la salud.

El exvicepresidente Germán Vargas Lleras, en su columna de pasado domingo, cuestionó que el Gobierno de Iván Duque no le ha dado la prioridad que se merecía la reforma a la salud que fue radicada por su partido.

Duros cuestionamiento al proyecto

Este mismo lunes, el Pacto por la Vida y la Salud, unidad de acción que reúne a más de 140 organizaciones del sector de la salud y distintas instituciones sociales, solicitó al Congreso que se archive el proyecto de Ley 010.

Jaime Urrego, PhD en salud pública, le dijo a Caracol Noticias, que el Gobierno tiene planeado aprobar este proyecto a “pupitrazo” y sin una discusión plural.

Están preparando a lo que está acostumbrado el Gobierno y es aprobar, a pupitrazo y en altas horas de la noche, por vía virtual, un adefesio, un monstruo que expropia, mete la mano del mercado al bolsillo de todos los colombianos para entregarlo a grandes conglomerados nacionales e internacionales y acabar con la posibilidad de garantizar el derecho fundamental a la salud.

En ese mismo sentido, advierten que el proyecto que se discutirá el próximo miércoles y que fue presentado con carácter urgente por el Gobierno de Iván Duque empeorará las condiciones precarias del actual sistema de salud.

Gina Rojas, de la organización Dignidad Médica y Pacto por la Salud y la Vida, sostuvo a ese noticiero que la iniciativa “no garantiza el principio de universalidad porque sigue discriminando entre pobres y no pobres para entrar al sistema, afecta la autonomía profesional y mantiene la precariedad laboral de los trabajadores de la salud”

Yesid Camacho, secretario de Salud y Seguridad Social de Anthoc, sostuvo que “la victimas (dentro de este proyecto) es la población que tiene que hacer largas colas y esperar las autorizaciones de las EPS”.

“¿Cómo así que si me enfermo tengo que esperar que un negociante, un tercero me autorice si me da los medicamentos, si me hace tratamientos, si me envía a consulta especializada?”, cuestionó Camacho

Por su parte, los congresistas de la bancada alternativa del Senado y Cámara de Representantes solicitaron que se archive el proyecto. Entre los que hicieron esta propuesta está José Luis Correa, representante del partido Liberal, quien sostuvo que los que terminan sufriendo son los eslabones más débiles.

“Seguimos viendo que las EPS no les pagan a las clínicas y hospitales, y, por ende, estos no les pagan a los proveedores y al personal de salud (…) los que terminan sufriendo son los eslabones más débiles de la cadena de arriba hacia abajo”.