La alcaldesa de Campoalegre, Elizabeth Motta Álvarez, rechazó el ataque del que fue objeto el Hospital del Rosario de ese municipio, donde jóvenes se enfrentaron en una riña campal dentro de sus instalaciones.

“Rechazamos cualquier agresión a la misión médica. Lo ocurrido en la madrugada de este domingo no tiene ninguna justificación, donde un grupo de desadaptados sociales destruyeron equipos e infraestructura del Hospital del Rosario”, dijo la funcionaria.

Se desconoce formalmente las razones por la cuales el centro médico fue el epicentro de los enfrentamientos.

“Vamos a convocar un Consejo de Seguridad urgente para buscar a los responsables de este hecho y que sean llevados a la Justicia. Atacar a las instituciones de salud es una violación al Derecho Internacional Humanitario”, precisó la mandataria preocupada por la situación.

Dentro de las afectaciones fueron reportados daños en las camillas del servicio de Urgencias, además de múltiples daños en puertas de acceso, puertas de vidrio y ventanas, y equipos médicos y de apoyo administrativo.