Categorías: Opinión

Reflexiones sobre otra protesta (I)

Por: Álvaro Hernando Cardona González

 

No cabe la menor duda que el proyecto de ley que ha radicado el Gobierno Nacional para reformar los tributos y gravámenes que alimentan la Hacienda Pública es incoherente, injusto e inoportuno. El proyecto es irracional cuando, por mencionar tres aspectos, no incrementa proporcionalmente los tributos de acuerdo con los ingresos; cuando no pone a tributar a todos (así no paguen algunos impuestos o contribuciones por sus bajos o inexistentes ingresos=igualdad); y cuando el Gobierno no muestra primero coherentes ahorros en gastos que no generan nada al mejor servicio estatal o mejoramiento de la economía en su conjunto.

Tampoco cabe duda que contra injusticias hay que protestar. Como lo haremos en esta columna. Pero que hay que hacerlo inteligentemente, de manera informada y civilizada. Porque ello hace muchísimo más coherente y eficaz la protesta.

Un reflejo de cómo protestamos y a veces somos incoherentes en hacerlo lo refleja la información suministrada por la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia de Bogotá, contenida en su informe de abril  25 titulado “Convocatorias de manifestaciones en marco del paro nacional del 28 de abril de 2021-gestores de convivencia”: además de protestar por la reforma tributaria, el mismo día se protestaba por: no al peaje de motos, por el cacerolazo, una masa de solo el barrio; la fuerza de un pueblo; contra el racismo y la muerte; en pro de la comunidad Embera; por vida, paz, democracia, contra el paquetazo de Duque; las mujeres; páramos; festival de la niñez al barrio; olla popular; paro general indefinido (no importa la razón); paro de 48 horas magisterio y comunidad educativa; y muchas otras, aparecen sin siquiera definir los motivos para protestar.

Algunos alertamos sobre la inconveniencia del proyecto, para que los parlamentarios en su deber legal lo debatan y hundan en el Congreso de la República. Porque si se deja la ignorancia e incivilidad, tendríamos claridad meridiana, que quien debe “hundir” o no, modificar o aprobar intacto el proyecto del Gobierno, es el Congreso de la República. Por eso, ¿tenían claro los que protestaban (especialmente los vandálicos) que quien sólo puede aprobar los proyectos de ley en Colombia es el Congreso de la Republica? ¿Qué candidatos a la Presidencia integran el Congreso? Los congresistas deberían dejar de estimular las aglomeraciones contra las prevenciones sanitarias y contra decisiones judiciales basadas en leyes que ellos mismos han aprobado, y dedicarse hacer su trabajo.

Escuchar o leer a parlamentarios, periodistas, ex candidatos, candidatos y académicos exigiendo que el gobierno retire un proyecto de ley que ya radicó y sobre el cual incluso ya se designaron ponentes, no es más que ignorancia indiscutible.

Se hundió sin haberse radicado proyecto para extender periodo de Duque y el Congreso

 

 

DHWeb

Compartir
Publicado por
DHWeb
Etiquetas: Otra propuesta

Entradas recientes

Vehículos de emergencia de Timaná se quedaron sin combustible

Un mensaje de S.O.S envió el alcalde del municipio de Timaná a las autoridades departamentales,…

24 mins hace

Celebración

  En familia, a María José le celebraron sus 15 años de vida. Sus padres…

2 horas hace

Festejo

Sergio Salazar, celebró un año más de vida. Su familia en pleno lo felicitó y…

2 horas hace

Un año más de vida

  Con una invitación especial de sus amigos más cercanos a un reconocido sitio de…

2 horas hace

15 años

  Con la compañía de sus padres y hermano, Anny Daniela Uribe, festejó un año…

2 horas hace

Cumpleaños

Con una emotiva reunión familiar Estefanía Ramírez Parra, celebró un año más de vida, junto…

2 horas hace