Diario del Huila

Repunta venta de frutas y verduras en mercado callejero

Dic 21, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Neiva 5 Repunta venta de frutas y verduras en mercado callejero

Diario del Huila, Ciudad

Por: Hernán Guillermo Galindo M

Fotos: José Rodrigo Montalvo

Los vendedores informales dicen que el problema es que tienen que comprar a mayores precios, aunque hay más clientes porque la gente les huye a los supermercados por los precios altos.  Los que compran llevan menos.

Hace casi 20 años muchos vendedores de alimentos y productos perecederos, de grano, con local o que expendían en la calle, andenes o en carretas salieron de la Galería Central y las llamadas plazas satélites de Neiva que desaparecieron por el pretendido desarrollo urbanístico de la ciudad.

Sin embargo, muchas personas se reubicaron a un costado de la Plaza Cívica, en la calle séptima junto a las carreras tercera, segunda y primera, que fue levantada donde existió la plaza de mercado “donde los neivanos acudían a comprar alimentos perecederos, granos y abarrotes y hasta a gozar de la gastronomía local, en comidas y bebidas”, recuerda Ofelia Carrasquilla, una de las damnificadas.

Ella se instaló en un andén en un puesto de venta de frutas y durante todos estos años ha estado en el rebusque, luchando contra la autoridad que quiere recuperar el espacio público.

Angélica Gómez Cruz, vicepresidenta de la asociación atiende a Diario del Huila.

Diario del Huila visitó el sector en el microcentro de la ciudad, cerca al Parque Santander, al Palacio de Justicia, La Catedral y el Centro Comercial Los Comuneros.

“Unos se marginaron del negocio, otros buscaron lugar en los barrios y otros se unieron a vendedores ambulantes en el microcentro, en plena vía pública”, destaca la mujer, cabeza de familia, con cuatro hijos, tres de los cuales también son vendedores callejeros.

Este medio les pregunto a los estacionarios sobre el balance del año, los costos de los alimentos, la oferta y demanda, la pandemia y la presencia de la policía.

“Llevo 15 años vendiendo hojas de tamal y envueltos en este negocio. Es familiar pues me ha ayudado a sacar adelante a mis padres y a mi hijo. La verdad es que ha habido una recuperación de la clientela, pero las ventas no están buenas en esta temporada”, señala Cristo del Río.

La conclusión de los entrevistados es que los productos que más han subido precios son la carne de res, de aves, las frutas, los derivados de la leche, la papa y las frutas.

“La gente venía y compraba más cosas. Con un billete de 50 mil pesos les alcanzaba para más mercado. La opción es comprar menos cantidad y llevar los mismos productos. O dejar por fuera los que no están en temporada”, señala Lucila Esneda Tapias, detrás de un carruaje con cebolla y tomate.

Los puestos están distribuidos a lo largo de la calle 7.

Y agrega que para ellos la situación se agrava debido al tiempo en que permanecen los productos sin ser vendidos.

Y ponen de ejemplo el caso de las brevas, que es un producto clásico de la época de fin de año para la elaboración del popular dulce de nochebuena.

“Mire los bultos de la pepa arrumados. Antes uno hacía buenas ventas de breva, era mucha la gente que venía. Hay están quietos. Quiere decir que las personas no están haciendo porque no hay plata. Lo grave es que el precio está por el piso porque no hay demanda o hay sobre oferta”, comenta Sara Sánchez.

Se mantienen organizados

Angélica Gómez Cruz, vicepresidenta de la asociación de vendedores informales de perecederos que tiene un punto de venta en la esquina de la carrera 2 con calle 7 diagonal a la tradicional librería Nota 5, atiende a Diario del Huila para contar y hacer un balance de la temporada para ellos. “En la asociación comenzamos 70 y vamos quedando unos 40 porque algunos se han cambiado de actividad o se han ido e incluso algunos se murieron por la pandemia”, sostiene.

Cada quien busca su sustento y el de su familia.

Este año les fue mejor, las ventas han ido mejorando pese a que se abren todos los días nuevos supermercados en Neiva.  “Pero Dios alcanza para todos, poco a poco hemos ido recuperando la clientela y las ventas han ido mejorando. Lo que si se queja todos los días la gente es de los precios y la realidad es que sobre todo los productos que se traen de la sabana como la papa y la yuca al igual  las verduras se han encarecido”, sostiene.

Tratan de mantenerse asociados y son ya más de seis años en la calle 7 entre 2 y 1H, siempre negociando con las administraciones de turno, en esta en particular los han dejado trabajar.

Lady Almanza una de las mujeres jóvenes que llega al lugar a ofrecer aguacates, interviene, “Gracias a Dios quienes han entrado nuevos a la administración nos dejan trabajar y se deja firmado por lo que nos da tranquilidad para seguir laborando para conseguir el sustento propio y el de nuestras familias”, dice

Jacqueline Ossa una de las más veteranas en el negocio como quiera que lleva 30 años como vendedora de perecederos, seis de los cuales los ha pasado en este lugar no es tan optimista en torno a cómo estuvo la temporada para ellos. “La situación ha estado muy difícil; primero por la pandemia, luego los paros, todo eso nos afectó y la verdad la recuperación ha sido muy lenta. Las ventas han bajado, los precios de los productos subieron, todo ha estado complicado, argumenta.

Vista del lugar desde la carrera 1H.

Se une a lo manifestado por la mayoría, la gente si está comprando, pero lleva menos, el poder adquisitivo es menor y esto se refleja en las ventas, concluyen.

Esperan que las autoridades tomen cartas en el asunto y ayuden al sector, ante el complejo panorama que se presenta, con medidas que flexibilicen las decisiones y permitan mitigar las dificultades económicas.

Y es que explican la demanda en las medidas y exigencias de las autoridades por el temor al Covid-19. La gente, la clientela, estima que hay desaseo o poca bioseguridad y eso no es cierto, se quejan.

«Nos preocupa mucho esta situación. Si bien es cierto es muy importante cuidar la salud y es lo primordial. Se está generando una afectación económica bien grande, hay mucho desempleo y muchas pequeñas familias y negocios van a desaparecer», destacan.

Alejandro Baca, más optimista y que tiene el eslogan: “Véngase a la fruta, barato, nada más un rato”, expresó que por su cuenta las ventas si han aumentado siendo las más adquirida la naranja, mandarina, cholupa, piña, así como los básicos como la cebolla, tomate, plátano y papa.

Siboney Barragán, con un reguero casi que en la vía, aseguró que  a pesar de que si se incrementó la venta, “los costos de la verdura donde me abastezco también sufrieron un aumento. Lo bueno es que la clientela está teniendo miedo de ir a los supermercados grandes por los precios. Por eso en esto momentos están prefiriendo comprar con nosotros”.

La oferta es variada, hay de todo para todos.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Reflexión y cultura

Por: Amadeo González Triviño La tradición cristina ha mantenido un especial acto de conmemoración anual denominado...