Sucio, el perro de una familia en Flandes (Tolima), vivió un momento aterrador cuando sus dueños lo enterraron vivo en una especie de potrero. Tras ser enterrado, el perro logró sacar el hocico de la tierra para respirar, hasta que dos uniformados se percataron del sufrimiento del animal.

Inmediatamente, las autoridades de la zona rescataron al perro que se encontraba agonizando por el peso de la tierra y la posición desfavorable en la que se encontraba.

Una vez los policías comenzaron a retirar la tierra para sacarlo, Lucio ya había perdido el conocimiento.

En este contexto, se viralizó un video del perro agonizante mientras las autoridades luchaban por salvarle la vida. Este triste hecho generó una ola de indignación en redes sociales que llevó a los policías a realizar una rápida investigación del caso. Mientras tanto los veterinarios luchaban por salvarle la vida a Lucio, que a esta hora ya se encuentra estabilizado.

Siguiendo esta idea, de acuerdo a lo investigación de la Policía, el animal fue enterrado por sus dueños porque estaba enfermo. El veterinario que atendía a los dueños de Lucio recomendó que el mejor camino era sacrificarlo. Por esa razón, antes de meterlo en la tierra le aplicaron cianuro y varsol.

Sin embargo, el perro resistió esa mortal combinación y comenzó a luchar por su vida hasta que las autoridades lo encontraron. En este sentido, aún no es claro que si los dueños de Lucio y el veterinario tendrán que responder ante la ley por el sufrimiento al que fue sometido el animal