Con mucho optimismo la sociedad huilense, interpretan las cifras de contagios y fallecimientos en el boletín No. 339 proferido por la Secretaría de Salud Departamental el día de ayer. Este informe reflejó que se presentaron en el Huila, solamente 12 casos confirmados y 4 fallecimientos. El porcentaje de ocupación de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), culminó la jornada en un 74% y en la ciudad de Neiva en 68%. La estadística de fallecimientos de decesos por Covid, se eleva a 1.706. Todavía permanecen activos, 328 y el total de contagios, es de 49.290 personas.

Lo anterior, no significa que debemos bajar la guardia. Debemos seguir con más severidad, las recomendaciones de mantener los protocolos de bioseguridad. Ahora con la jornada nacional de vacunación que se inició en la semana anterior, tendremos la posibilidad de tener una luz de esperanza al final del túnel, para que se termine definitivamente esta tragedia, que hemos padecido durante los últimos 11 meses y medio.

No podemos volver a vivir la indisciplina social presentada durante el mes de diciembre y al inicio del presente año. El segundo rebrote que se presentó en enero, debe ser cosa del pasado, a pesar del esfuerzo del personal de salud y de las medidas restrictivas impuestas por los entes territoriales.

El Covid no perdona. Está entre nosotros. Cualquier desbordamiento social para birlar las medidas restrictivas y la falta de autocuidado, está generando todo este caos sanitario, que hemos vividos en semanas atrás y que ha amenazado seriamente la supervivencia de la población.

La evidencia que reafirma la vitalidad de la pandemia causada por el nuevo coronavirus es la situación que atraviesan en este momento algunos países europeos que después de considerarse liberada de este flagelo, avanzan a pasos agigantados, para convertirse de nuevo en el epicentro de este tremendo proceso en el mundo.

Todos sabemos que la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19, ha venido transformando progresivamente nuestra forma de vivir y hablar, además de las costumbres que han cambiado en cada uno de nuestros hogares. Todo depende de nosotros. No podemos volver al crecimiento exponencial sobre el aumento exponencial de los contagios en el país y en nuestro departamento, y que ha generado una situación de emergencia sanitaria, por la amenaza al sistema de salud.

Lo que queda claro es que la pandemia sigue presente y las conocidas medidas de bioseguridad siguen siendo las más efectivas para frenarlo.