Luis Humberto Tovar Trujillo

No hay peor ciego que el que no quiere ver; sabio adagio popular para este momento de despedida del año 2020.

No todo ha sido malo; con la pandemia del Covid 19, donde unos dicen que existe y otros más avezados y con razones científicas, nos vienen demostrando que simplemente se trata de un ejercicio que pusieron a hacer los chinos al mundo, como una estrategia para apoderarse de él.

Ha sido un trabajo de muchos años por imponer el comunismo, para empobrecer y llevar a la población mundial a la miseria, reducir el tamaño de la humanidad, donde se dice que las personas mayores ya no tienen oficio en esta sociedad, control de la natalidad que incluye ampliar los destrozos de la pandemia hacia los niños, imponer el aborto con teorías como la capacidad que tiene la mujer para decidir sobre su cuerpo, la legalización de la anormalidad de las parejas del mismo sexo, el narcotráfico como financiador de esas causas enfermas.

Todo orquestado desde un laboratorio chino, encerrando al mundo, reduciéndolo a un encerramiento anormal, máxime cuando el ser humano es absolutamente sociable por naturaleza y reducirlo a la negación de ese derecho humano, todo por miedo, y siguen utilizando el miedo como instrumento para seguir aniquilando el mundo al fracaso, social, familiar, económico, todo por la ambición desmedida del poder económico, que incluye patrocinadores como George Soros y Bill Gate, desestabilizadores de los Estados y de la sociedad.

Con ello se descubrió la inoperancia y falta de compromiso con el mundo de la OMS, la misma ONU donde el partido comunista chino en el consejo de derechos humanos es como lo dijera alguien “Drácula a cargo del banco de sangre”, la corrupción de la justicia mundial que incluye a los Estado Unidos con motivo de las elecciones en ese pais.

Los grandes descubrimientos en los estados Unidos de los niveles de corrupción de los funcionarios y seguidores de los dos partidos, pero principalmente el demócrata, absolutamente vendido y colocado al servicio de los intereses del comunismo chino y abiertamente en contra de los americanos.

Mientras el presidente Trump asumiendo el liderazgo universal en defensa de los americanos como debe ser, lo han llevado a obtener el respaldo casi total de esa sociedad que entiende que el milagro americano empieza por defender a los americanos.

Mal por el Covid, pero excelente porque nos enseñó tantas cosas que no veíamos, o no queríamos ver, hasta que sucedió esta peste. Feliz año nuevo para todos; ojalá confiando en Dios el 2021 sea mejor, pese a esta adversidad.