Tras la audiencia realizada en horas de la noche en Rionegro, David Cadavid, quien ya había confesado el crimen e incluso dio información a las autoridades sobre dónde podrían hallar el cuerpo de la menor, negó la imputación de cargos y manifestó que fue drogado.

Las declaraciones se conocieron a través del portal web Mi Oriente.

Según Cadavid, al momento de ser encontrado por sus familiares deambulando, presentaba heridas como si hubiera peleado con una persona.

“Tengo la cabeza llena de chichones, laceraciones en el cuello, en las manos, en los puños, en varias partes de mis manos, como si hubiera peleado con alguien. Yo sería incapaz de atentar contra la vida de mi hija, me la hubiera quitado yo primero”, añadió Cadavid.

Sobre el hecho mencionó que el último recuerdo del hombre de 34 años fue cuando su pequeña estaba jugando con un globo de helio que él le había comprado.

“Me acuerdo que llegué al punto de venta en El Porvenir. Sofía estaba feliz caminando con un globito, ella amaba a los globitos”, detalló.

Finalmente cuando pudo recuperar la conciencia, indicó a las autoridades dónde estaba el cuerpo de la menor.

Por ahora la Fiscalía continúa investigando los hechos pues hay evidencia de que la menor fue asesinada a golpes por su padre como una supuesta venganza en contra de su expareja y madre de la niña, quien ya había interpuesto una demanda contra él en abril de este año debido a los maltratos y amenazas a la que era sometida.