En estos establecimientos las tarjetas débito y crédito son los instrumentos de pago que representan 26% y 18,3% de las ventas.

Diario del Huila, Economía

En 2019 el 90 % de las compras de productos de consumo masivo realizado en Colombia se pagaron en efectivo, y un 7,5 % con tarjeta, siendo la de débito la más utilizada, pero ese panorama cambió en 2020 debido al confinamiento por la pandemia.

En los últimos meses, la vida ha sido transformada por un factor inesperado como el Covid-19, cambio que se ha visto reflejado en los medios de pago con tarjeta, pues éstos han ganado participación ante la necesidad de algunos hogares por abastecerse de alimentos y productos de higiene básicos para enfrentar la pandemia.

La adquisición de bienes de consumo masivo con tarjetas creció y su participación llegó a 9,5% del gasto, llegando a ser $1,3 mil millones en los primeros seis meses del año, para la canasta de consumo masivo.

La pandemia disparó los pagos con tarjetas en los diferentes comercios.
La pandemia disparó los pagos con tarjetas en los diferentes comercios.

El valor total de las compras con tarjetas creció 48 % entre enero y junio de 2020, comparando con los cinco primeros meses del año pasado. Analizando los tipos de tarjetas, destacan principalmente las tarjetas de crédito y las de débito, cuyo gasto creció 54 % y 51 %, respectivamente en lo que va corrido del año.

En los hipermercados

A pesar de que la aceptación de las tarjetas débito y crédito alcanza, al igual que el efectivo, 100% en los hipermercados, estos instrumentos representan 26% y 18,3% (44% en total), respectivamente, de las ventas registradas por estos establecimientos en término de valor, detalló el Banco de la República en su Reporte de Sistemas de Pago.

La participación de las tarjetas de pago en el total facturado por los diferentes tipos de establecimientos varía bastante con respecto a los hipermercados, ya que, por ejemplo, en las ferreterías, las tarjetas débito equivalen a 10,6% y las crédito a 2% de las ventas totales, mientras que, en tiendas de barrio, misceláneas, peluquerías y otros comercios estos instrumentos no tienen relevancia.

Una de las razones que explican esto es el hecho de no tener datáfonos en el negocio. “Esta fue identificada como la principal causa por la cual se reciben más pagos en efectivo, resultado que es muy acentuado en peluquerías (43,6%) y panaderías (41,2%). (…) Aquellos que tienen tarjetas y están dispuestos a realizar pagos con ellas no las pueden usar porque estas no son aceptadas”, citó el texto.

Las tarjetas débito son el 26% de las compras en hipermercados.
Las tarjetas débito son el 26% de las compras en hipermercados.

Debido a esto, voceros de Tuya explicaron que esto podría cambiar, ya que la coyuntura se ha convertido en una oportunidad para que desde las mismas entidades financieras se le apueste a la reinvención y a generar una mayor inclusión financiera en todas las zonas.

Durante el Black Friday, 58% de las transacciones realizadas fueron con tarjeta débito, mientras que 42% fue con tarjeta de crédito, también se destacó que en facturación se ve un comportamiento opuesto, pues el crédito representó 55% en comparación con 45% del débito.

El desembolso con tarjetas es tres veces mayor que el pago en efectivo. Mientras el tiquete promedio en efectivo es de $20.600, para tarjeta el valor es de $70.600, siendo $64.000 para débito y $78.000 para crédito.

Hay que decir que el crecimiento del uso de tarjetas no es ajeno a ningún nivel socioeconómico (NSE), ya que se incrementó el uso en todos los niveles durante el período de aislamiento social, logrando que se amplíe la base de hogares compradores con este medio, principalmente en los estratos altos y medios, siendo este último grupo los que representan un potencial de crecimiento para este medio de pago.

Perfil de clientes con tarjetas

Según la publicación del Emisor, el perfil de los consumidores que efectúan pagos con tarjetas débito y crédito se puede resumir en que son personas que tienen entre 25 a 34 años, residen en estrato seis y cuentan con ingresos superiores a cinco salarios mínimos.

Al analizar estas características por tipo de tarjeta, se ve que en el caso de las tarjetas débito, 36,1% de los usuarios entre 25 a 34 años tiene disponible este instrumento, mientras que en los plásticos de crédito este dato se ubica en 19,5% para el mismo grupo.

Los plásticos según el uso en el mercado

Al analizar el comportamiento del número de ventas mensuales por instrumento de pago, se encuentra que el segundo método de pago más usado por los consumidores son las tarjetas débito, seguido de las de crédito. Las tarjetas débito tienen una “participación en los pagos mensuales especialmente notable en hipermercados (28,9%), ferreterías (10,6%) y estaciones de servicio (10,0%)”, según el Emisor. El estudio también detalló que “la tarjeta de crédito tiene una participación considerablemente menor (8,5% en estaciones de servicio, 5,3% en hipermercados y 3,2% en ferreterías).

Además, los consumidores están considerando factores como evitar el contacto físico y el uso de monedas, lo cual favorece al uso de tarjetas como medios de pago.

La dramática situación sanitaria de la Covid-19 está acelerando el desarrollo del comercio electrónico y en general las compras con tarjetas; que seguirá creciendo y capturando más hogares compradores e incrementando la frecuencia en los que ya probaron estos nuevos métodos de compra.