Desde que Alejandro Calderón Chatet fue designado como gerente de las Empresas Públicas de Medellín (EPM), el pasado 5 de abril, se han desatado varias polémicas alrededor de su formación profesional. En siete días, el ejecutivo ha recibido críticas y ataques que, según él, este 12 de abril lo obligan a renunciar al cargo.

Calderón envió una carta al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, en la que le agradece la confianza al designarlo como cabeza de la empresa antioqueña, pero señala que debe rechazar la propuesta por el bienestar de su familia.

“Lamentablemente, quiero informarle que después de una sincera conversación con mi familia, y teniendo en cuenta los hechos que hemos vivido, en los que hemos tenido que enfrentar todo tipo ataques a los que he respondido con altura, y que reconozco están asociados a los altos niveles de polarización política que vive la ciudad, he tomado la decisión de no asumir el cargo”, se lee en la carta que envió Calderón a Quintero.

El mandatario medellinense publicó el documento en su cuenta de Twitter, red en la que manifestó que esta es una pérdida para EPM.

“Alejandro Calderón recibió todo tipo de ataques plagados de mentiras e imprecisiones. Lo intimidaron y lo presionaron a él y a su familia. Perdimos a un gran hombre en EPM”, escribió Quintero.