DIARIO DEL HUILA, NEIVA

Catalina Durán Vásquez

Francia Villareal junto con su hijo estaba pasando por muchas necesidades desde que llegó nuevamente a la capital opita, pero gracias a la publicación hecha por esta Casa Editorial muchas personas decidieron ayudarla, así sea con un pequeño mercado.

“Yo estoy muy feliz y agradecida, después de que DIARIO DEL HUILA me dio la oportunidad de contar mi historia. Han sido muchas las ayudas que he recibido por parte de las personas me han enviado mercados, dinero, gracias a Dios desde ese día mi hijo no ha aguantado hambre. Quiero agradecerles a todas las personas de buen corazón que no me dejaron sola y que se apiadaron de mi situación”, sostuvo Francia.

La mujer, de 33 años y oriunda de Neiva, desde hace más de un año se había ido a vivir a Pitalito con el fin de buscar nuevos horizontes y una mejor estabilidad económica. Allá se dedicaba a diferentes oficios; el último trabajo que tuvo fue en un asadero, pero raíz de los cierres que se realizaron para prevenir el contagio del covid-19, ella quedó desempleada.

Gracias a una publicación hecha por el DIARIO DEL HUILA ha sido bastante la ayuda que ha recibido.

Gracias a una publicación hecha por el DIARIO DEL HUILA ha sido bastante la ayuda que ha recibido.

Ante dicha situación, decidió volver a Neiva a buscar refugio en su familia, pues su señora madre, abuela y tíos se encuentran acá; sin embargo, el acompañamiento lo recibió durante unos días. Según como lo manifestó, sus tíos no permitieron que continuara hospedándose en la casa familiar con su hijo.

“Yo trabajaba en un asadero y de ahí salía el sustento mío y de mi hijo, además podía pagarle los estudios a mi pequeño de 8 años, pero debido a la pandemia mi trabajo se acabó; la señora del arriendo donde vivía me pidió la casa, prácticamente me quede en la calle sin opciones con mi hijo. Así fue como tomé la decisión de venir a buscar a mi mamá que se encuentra viviendo en la casa de mi abuela, ahí estuve casi mes y medio, pero todos mis tíos se pusieron de acuerdo para sacarme de la casa y convencieron a mi abuela de que lo hiciera. Yo me quedé nuevamente sin opciones de nada, sin trabajo, sin un techo, sin nada… al lado de la casa de mi abuela había un lote desocupado entonces yo tomé la decisión de armar un cambuche ahí mientras tanto, entre tejas y lona verde armé mi ‘chocita’ y ahí estoy con mi niño de ocho años”, sostuvo Francia.

Actualmente tiene la oportunidad de ofrecer sus productos en una pequeña feria que se está desarrollando en el Centro Comercial Único.

Actualmente tiene la oportunidad de ofrecer sus productos en una pequeña feria que se está desarrollando en el Centro Comercial Único.

Ha sido bastante la ayuda que ha recibido esta madre cabeza de hogar, especialmente desde la Secretaría de la Mujer del municipio, pues se apersonaron de su caso y constantemente están al pendiente de ellos para que no les falte nada. Además, le dieron la oportunidad de ofrecer sus productos en una pequeña feria que se está desarrollando en el Centro Comercial Único, donde afortunadamente más personas han conocido del prebiótico a base de plantas que ella realiza, el cual ha tenido muy buenos testimonios, igualmente de sus aretes y tapabocas hechos por ella misma.