Las peleas de gallos, un forma de maltrato animal difícil de erradicar por lo extenso de su implantación en algunas áreas, pueden también a veces acabar con consecuencias trágicas no solo para las infortunadas aves. Un ejemplo ha sido lo sucedido en la aldea de Lothunur, en el estado de Telangana (India) donde un gallo de pelea ha matado a su propietario al tratar de escapar.

En ocasiones, los gallos pelean ‘armados‘. Es decir, se les añaden al cuerpo o a los espolones cuchillas de acero. En este caso, el propietario del gallo estaba sujetándole una de siete centímetros de largo en una pata cuando el ave, tratando de escapar, le golpeó en la ingle. El hombre murió camino al hospital a causa de la hemorragia.

El gallo fue retenido en una comisaría de policía antes de ser trasladado a un granja. Según informa The New Indian Express, las autoridades señalan que se conservará como prueba en la instrucción y juicio del caso. La policía busca a 15 personas más involucradas en el hecho, que pueden ser acusadas de homicidio, apuestas ilegales y la organización de la propia pelea, legalmente prohibidas en India desde 1960.